En medio de la caída mundial del precio del petróleo y la -por lo menos temporal- estabilidad del dólar, YPF salió a confirmar una rebaja del precio de sus combustibles que en algunas regiones llega a alcanzar una caída del 3,5%.

En el área metropolitana (que comprende la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires), la disminución se ubica entre un 0,5% y un 1,5%. “Desde este lunes la nafta súper se despacha a $36,99 en Buenos Aires, donde se venía expendiendo a $37,21. En la premium (Infinia), el importe es de $ 42,89 y estaba a $ 43,35. El gasoil está en $34,59 y antes se ubicaba en $34,84. El gasoil de mayor calidad cae de $40,86 a $40,49”, informa Martín Bidegaray en Clarín.

En relación a noviembre del 2018, los combustibles ya se encuentran un 2,5% más baratos. Cabe destacar que en un marco donde los vehículos aumentaron hasta un 100% en el último año, los combustibles son uno de los pocos productos que frenaron su aumento y hasta han disminuido sus precios.

YPF aseguró que estos cambios se producen “a partir del monitoreo que la empresa realiza en torno a las variables que impactan en el precio final de las naftas y del gasoil, como son los precios internacionales de los combustibles, el precio de los biocombustibles y el tipo de cambio,entre otras cosas“.

Luego de conocerse la decisión de la petrolera argentina, Shell se acopló a estos cambios y también redujo sus valores de expendio en los productos Diesel y Súper, cayendo en promedio un 0,65%. En el caso del primero, fue de 0,72% mientras que en el segundo impactó un 0,59%. Los productos Premium no sufrieron modificaciones.

Se espera que en los próximos días también Axion incorpore una reducción de precios al consumidor.