Desde el momento en que se anunció la inversión de más de 600 millones de dólares en Santa Isabel, la propuesta era clara: fabricar en un mismo polo productivo tres pick-ups diferentes sobre la plataforma y desarrollo de la Nissan Frontier. Esta fue la primera en comenzar a producirse (hoy se realizó el anuncio oficial –ver nota-), para dentro de unos meses oficializar el ensamblado de la Renault Alaskan y hacia el 2019 el lanzamiento de la Mercedes-Benz Clase X.

Pero casi como si se hubiesen olvidado de decirlo, las primeras unidades de la chata de la estrella comenzaron a salir de Santa Isabel. Tanto las versiones más accesibles como las más equipadas forman parte de la estética cotidiana de la línea de montaje, la cual tuvo toda la atención de Nissan durante esta semana sin poder evadir el fotografiado de la Clase X.

Es así como, en las mismas fotos oficiales difundidas por la marca japonesa, aparecen estas Clase X siendo armadas e inspeccionadas por el personal cordobés.

Su desarrollo va más allá de un mismo chasis. La cabina de las tres chatas es prácticamente idéntica, dejando la trompa a libre diseño de cada una de las marcas y distanciando a la Mercedes por una caja de carga un poco más cuadrada pero menos atractiva a nuestro gusto.

Y es que esta Clase X buscará ser la pick-up mediana más premium del mercado. Para lograrlo no será suficiente mantener el interior del dueto Frontier/Alaskan. Por eso apuesta a un tablero bien al estilo Mercedes-Benz: pantalla central tipo tablet, toberas de climatización cromadas, sistema Comand Online y múltiples elementos de confort que no dirán presente en las demás camionetas.

La versión más equipada, denominada Power, contará de serie con paragolpes delantero color carrocería y trasero cromado, llantas 18″, faros LED, espejos retrovisores exteriores calefactables, ajustables y plegables eléctricamente, sensor de lluvia, asientos tapizados en símil cuero ártico, asientos delanteros con ajuste eléctrico y apoyo lumbar, volante, pomo de la palanca del cambios y freno de estacionamiento en cuero , climatizador Thermotronic, acceso y arranque sin llave, argollas de sujeción a los lados de la base de la caja de carga y 7 airbags.

La mecánica tendrá que estar a la altura de las circunstancias, y por eso la Mercedes-Benz Clase X contará con dos motorizaciones confirmadas para nuestro mercado: la 2.3 biturbo Diesel de 190cv de origen Nissan (que ya conocemos en la Frontier) y un flamante V6 Turbo Diesel de 258cv de potencia. Ambos podrán ser combinados con cajas manuales o automáticas, reservando para la V6 una caja automática de 7 marchas 7G-Tronic Plus asociada a la tracción integral 4Matic e incluyendo un modo de selección de terreno Dynamic Select que puede alternar entre cinco diferentes modos de tracción. La reductora también estará incluida de serie en las versiones doble tracción.

A continuación, las imágenes dentro de la planta de Santa Isabel.

Así es la Mercedes-Benz Clase X argentina. La noticia era el inicio de producción de la Frontier, pero se colaron varias unidades de la chata de la estrella.

Las imágenes muestran a las nuevas Mercedes-Benz Clase X saliendo de la línea de producción.

La primera es una opción base con el motor 2.3 de origen Nissan. La que se ve al fondo es una tope de gama, seguramente con el 3.0 V6 de 258cv y tracción 4Matic.

Escoltada por dos Frontier, la Clase X 4Matic también comenzó a salir de la línea de montaje.

Nos faltaría una… ¿Donde andará la Renault Alaskan?