Bienvenido al test: Toyota Yaris S CVT Hatchback

Hace unos años Toyota sorprendía en la región presentando el Etios. El modelo originalmente pensado para el mercado indio, comenzó a producirse en Brasil y desde allí llegó a la Argentina para consolidarse como uno de los modelos más accesibles del mercado local y el más exitoso de la marca después de la Hilux.

Pero el que quería escalar en la gama buscando adquirir algo más equipado o confortable, sólo contaba con la opción del Corolla, el clásico sedán de segmento C. Es por eso que unos años más tarde llegó el Toyota Yaris, uno de los modelos más conocidos de la marca nipona en todo el mundo pero que hasta ese momento no se había comercializado en nuestro país. El problema al iniciar la comercialización fue su nivel de equipamiento (muy similar al del Etios), la falta de ESP de serie y su precio afectado por el 35% de impuestos, por ser un auto fabricado en Tailandia (ver test).

Para solucionar todo eso llegó el Toyota Yaris 2019, que se trata del mismo pero completamente rediseñado y ahora fabricado en Brasil (ver lanzamiento). Si bien estamos hablando de una nueva fase, tenemos que tomar en cuenta que este Yaris que se vende aquí en Latinoamérica no es el mismo que se vende en el mercado europeo, el cual usa otra plataforma.

Tuvimos la versión S CVT Hatchback en nuestro garage durante una semana. Bienvenido a un nuevo test: Toyota Yaris S CVT Hatchback.


Sin dudas, mejorado

Tal como te comentaba, el nuevo Yaris llega al país utilizando la misma plataforma del anterior, que deriva del Etios. La actualización en diseño contempla desde una nueva trompa, cambios en los laterales, una cola más moderna y hasta un nuevo interior. Sin dudas, parece otro auto.

El hatchback mide 4.145mm de largo, 1.730mm de alto y 1.475mm de alto. También se ofrece una versión sedán, que se diferencia por el largo (se extiende hasta los 4.425mm) y por la capacidad del baúl (310lts el hatch, 473lts el sedán). La distancia entre ejes es la misma para las dos carrocerías: 2.550mm.

La versión S CVT Hatchback que probamos durante una semana incluye faros con proyectores, luz diurna LED, faros antiniebla, llantas de aleación de 15 pulgadas con terminación diamantada y detalles en rojo tanto en el exterior como en el tapizado y volante. Todo esto lo deja muy bien parado, pudiéndose catalogar como uno de los Toyota más lindos.

El Yaris 2019 fabricado en Brasil es un rediseño profundo del tailandés. El cambio fue para bien y parece otro auto.

Esta variante no se replica en la versión sedán, por lo que la versión tricuerpo en versión más equipada queda más racional que la hatchback, sin los agregados en negro brillante ni los detalles en rojo.


Típicamente Toyota

Cuando probamos el Yaris tailandés, criticamos que al interior le faltaba más atractivo. El instrumental era muy clásico, la computadora de abordo era extremadamente simple y al diseño en general le faltaba más punchi. Evidentemente el público oriental es otro y no busca lo mismo que el latinoamericano.

Es por eso que el nuevo completa diferentes faltantes que no estaban presentes. Por un lado el instrumental de tres cuadrantes analógicos pasó a tener dos, sumando una pantalla a color para la computadora de abordo, que ahora es mucho más completa y atractiva e incorpora el indicador de nivel de combustible de manera digital. Sigue sin contar con indicador de temperatura.

La pantalla multimedia es uno de los aspectos más tristes del nuevo Yaris. No hay nada que destacar en relación al modelo anterior. Si bien la pantalla es nueva, no tiene navegador, no cuenta con Android Auto, no tiene compatibilidad con Apple CarPlay y sólo tiene una conexión USB. Sí ofrece conexión Bluetooth, compatibilidad con WiFi y un sistema para emparejar la pantalla del teléfono con aplicaciones específicas, pero hacerlo funcionar es más tedioso que intentar encontrar rapidez en la pantalla de la Hilux.

El volante es el mismo del Etios y del Corolla, con comandos para la computadora de abordo y el sistema de audio. Lamentablemente la columna de dirección no cuenta con regulación en profundidad, sí en altura. A esto hay que sumarle que, debido al techo solar eléctrico (de serie para esta versión), el revestimiento interior del techo es más bajo y, para personas altas como yo (1.90mts), la cabeza queda rozando el techo. Por todo esto es que la posición de manejo no es de las mejores.

Mientras otros modelos ofrecen climatizador bizona, el Yaris brasileño adoptó uno monozona. Compensa en confort con levantavidrios eléctricos one  touch para todas las ventanillas, levas al volante para la caja automática y plegado eléctrico de los espejos retrovisores laterales.

La oferta para nuestro país contempla diversos niveles de equipamiento diferentes. El Yaris XS es el más accesible y cuenta de serie con doble airbag, ABS con EBD, ESP, asistente de partida en pendientes, faros antiniebla traseros, asiento del conductor regulable en altura, levantavidrios eléctricos en las cuatro puertas, sistema multimedia con conexión USB, auxiliar y Bluetooth, llantas de aleación de 15″, luces diurnas LED, espejos exteriores eléctricos con luz de giro incorporada, asiento trasero rebatible 60/40 y volante multifunción regulable en altura. Lo sigue el XLS MT que suma faros antiniebla delanteros, volante revestido en cuero, equipo multimedia con pantalla táctil de 7″ y cámara de retroceso, climatizador automático digital, espejo retrovisor electrocrómico, computadora de abordo de 4,2″ y ópticas delanteras con proyector tipo lupa (la versión CVT suma además siete airbags, control de velocidad crucero, levas al volante y asientos revestidos en cuero). La variante tope de gama será la S, que a todo el equipamiento del XLS MT ya mencionado agrega los siete airbags de serie, techo solar, apertura y arranque sin llave, sensor de lluvia, detalles interiores y exteriores en color rojo, asientos revestidos en cuero, llantas diamantadas de 15″, manijas cromadas y espejos exteriores retráctiles. Al igual que la XLS, la S CVT suma las levas al volante y el control de velocidad crucero.

En un mercado que busca innovación, el sistema multimedia del Yaris se queda muy corto. Compensa con detalles de equipamiento no presentes en la competencia.

La habitabilidad del Yaris es una de los mejores del segmento. Desplegando toda la butaca delantera hacia atrás, todavía queda espacio para que los pasajeros traseros extiendan las piernas. En espacio lateral es apenas un poco más ancho que el anterior, aunque todavía sigue sin poder albergar cómodamente a tres adultos. El pasajero central no sólo se verá afectado por el reducido espacio, sino que también tiene una elevación en el asiento y un respaldo más duro (producto del apoyabrazos desplegable que incorpora dos posavasos). Punto a favor para el piso plano de esta fila de asientos.

La seguridad en las plazas traseras es correcta: tres cinturones de seguridad inerciales de tres puntos, tres apoyacabezas y ganchos ISOFIX. Faltarían detalles de confort, como iluminación en las plazas traseras, salidas de climatización o conexiones USB extras.

El baúl tuvo una reducción de espacio, ahora de 310 litros. Las balizas para emergencias, al menos en la unidad de flota de Toyota Argentina, se encontraban sueltas sin un estuche que las resguarde. La rueda de auxilio está alojada en el interior del baúl: tiene el mismo tamaño de las cuatro titulares pero es de chapa.


Modesto y Constante

El Toyota Yaris S CVT equipa el motor naftero 2NR-FE 1.5 16v Dual VVT-i de 107cv, asociado a una caja automática CVT con modo manual (extremadamente ficticio) y levas al volante. La tracción es delantera y la distribución está comandada por cadena, por lo que no requiere mantenimiento.

Es el mismo motor del Etios, pero mientras el modelo más accesible de Toyota tiene una caja automática convencional de 4 marchas, el Yaris tiene una continuamente variable. Funciona muy bien. Es ágil, responde con soltura y hace que el auto se comporte de una manera muy versátil en la ciudad. La dirección eléctrica es más precisa que la del Etios y se eliminó el vicio de su hermano que hace “no volver” la dirección al centro, teniendo que corregir constantemente la trayectoria. En el Yaris eso no pasa.

El comportamiento dinámico es correcto. Es un auto promedio que tiende a ser eficiente tanto en ciudad como en ruta.

Lo que sí es típico de auto nipón citadino es su configuración de suspensiones, seteada más hacia la rigidez que hacia el confort. No es tan durito como el Etios, pero tampoco absorbe tan bien como el Corolla. Las llantas no muy grandes (y los neumáticos con un perfil promedio) ayudan a que no se sienta tan rebotón.

En consumos el Yaris es correcto. En ciudad transita 10km/l en promedio, mientras que en ruta a 120km/h realiza 13km/l. El tanque, de 42 litros, resulta medio escaso y nos hace creer que consume mucho más de lo que realmente gasta.


Conclusiones

Al día de hoy, Toyota Argentina comercializa el Yaris S CVT Hatchback a un precio de $764.900. Es un poco más caro que el Fiat Argo Precision AT ($716.200) y más barato que el Volkswagen Polo Highline AT ($835.100).

Es que ahí se ubica el Toyota Yaris: exacto en el equilibrio de un auto modesto, bien equipado y apuntado más hacia la confiabilidad que a la innovación y tecnología. Así lo determina incluso su garantía inédita para una terminal automotriz: 5 años o 150.000 kilómetros.

Tiene un correcto equipamiento de confort, con el techo solar eléctrico, los tapizados de cuero y la habitabilidad como máximos referentes del segmento. Pero una olvidable pantalla multimedia y una posición de manejo mejorable hacen que el Yaris no termine agradando a todos.

Sin dudas, con este lanzamiento Toyota busca agradar a un cliente que antes se perdía entre la gama, sin tener un digno representante del segmento B como recambio para los actuales dueños del Etios. Ahora el cliente ya tiene varios motivos para quedarse en la marca.


Highlights

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 2

El nuevo Toyota Yaris parece nuevo. Pero es un rediseño profundo del anterior.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 3

Sin dudas, el cambio le vino para bien. Parece otro auto.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 4

Esta versión S CVT cuenta con detalles en rojo tanto en el exterior como en el interior.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 5

Las llantas son de 15″ y su diseño diamantado es exclusivo para esta versión. Todas las demás son de aleación convencional.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 6

¿Dijimos que el rediseño le quedó muy bien? Bueno, eso…

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 7

Luces diurnas LED y detalles en rojo.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 8

El interior mejoró muchísimo, pero sigue teniendo faltantes. En su mayoría, los plásticos son rígidos. Sumó el volante ya presente en los Etios y Corolla, pero la columna de dirección no regula en profundidad (sí en altura).

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 9

El espacio que antes ocupaba el indicador analógico del nivel de combustible ahora lo invade la pantalla de la computadora de abordo. Es bastante completa. No hay indicador de temperatura.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 10

One touch para todas las ventanillas. Un lujito -que no debería ser tal- que pocos ofrecen.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 11

El peor aspecto del Yaris es su pantalla multimedia. No tiene navegador, Android Auto ni Apple CarPlay. Sólo tiene una conexión USB.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 12

Las butacas son cómodas. Faltaría un poco más de sujeción lateral. Las personas altas rozarán la cabeza con el revestimiento interno del techo.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 13

Seguridad completa, buen espacio para las piernas y piso plano para la segunda fila de asientos. No hay toberas de climatización ni conexiones USB extras.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 14

El baúl disminuyó de capacidad, ahora tiene 310 litros. Las balizas estaban así, atadas con una gomita elástica.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 15

Rueda de auxilio de chapa convencional en misma medida que las titulares.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 16

El Yaris 2019 es demasiado modesto. Nos gustaría que se lo sienta un poco más rabioso.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 17

Su maniobrabilidad en ciudad es excelente, gracias a un reducido radio de giro.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 18

El corto recorrido de la suspensión trasera (con eje rígido) hace que a altas velocidades el Yaris pierda la adherencia. El ESP (de serie para toda la gama de Toyota) corrige la trayectoria a tiempo.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 19

Las prestaciones del 1.5 son contenidas. Calculamos que con la caja manual se lo debe sentir más pulenta. Mugre not included.

Test: Toyota Yaris S CVT 2019 20

Si tenés un Etios, ya no es necesario poner muchísima más plata para escalar dentro de la gama de Toyota. Bienvenido Yaris.


Galería