Bienvenido

Pocas marcas pueden darse el lujo de mantener un estilo de diseño durante más de 50 años. Se sabe que las corrientes de diseño van cambiando, las marcas se actualizan y muy pocas son las que logran destacarse dentro de un mercado global que fusiona tendencias y vive experimentando.

Pero el caso de Porsche es hasta único. El fabricante alemán especializado en autos deportivos hace uso y abuso de su historia, iniciada en 1931 por Ferdinand Porsche y continuada hasta hoy en día con leyendas como el 911. Porsche es, al día de hoy, la terminal automotriz que más ganancia deja por vehículo comercializado: para 2017 el margen que la marca alemana obtenía de sus ventas escalaba hasta el 24%. Un promedio de más de 18.500 dólares por unidad. Una locura.

El tema es que desde la marca saben que un legado no se puede mantener por siempre y el diseño debe actualizarse a lo que el público busca. Así nació el Porsche Cayenne en el año 2002 (un SUV de segmento E que compartía desarrollo con los Audi Q7 y Volkswagen Touareg) y el Macan en 2014 (SUV de segmento D basado en el Audi Q5).

Este último es el que Nordenwagen, importador oficial de Porsche en Argentina, quiere lograr introducir en nuestro país. ¿Qué tiene para enamorar? Lo averiguamos.

Bienvenido a un nuevo test: Porsche Macan 2.0.


Salir del Frasco

La oferta del Macan en nuestro país consta de cuatro versiones diferentes: La más accesible es la Macan 2.0 de 252cv, que es la que estuvo durante unos días en nuestro garage. La sigue la S 3.0 de 340cv, la GTS 3.0 de 360cv y la Turbo tope de gama 3.6 de 400cv. Es claro que se trata de un vehículo que apunta a la deportividad, pero con estética SUV.

Para el cliente promedio Porsche, es muy raro evitar comprar un deportivo para pasarse a un SUV. Pero a ello no apunta Nordenwagen: la idea es captar nuevos clientes que antes no tomaban en cuenta a la marca. Esa es la razón de ser del Macan, y su diseño agradable y deportivo a la vez se traduce en una atracción por el vehículo muy interesante. En la calle no pasa desapercibido por sus dimensiones bastante extensas: tiene un largo de 4.697mm, un ancho de 1.923mm, un alto de 1.624mm y una distancia entre ejes de 2.807mm

Cabe hacer una aclaración: tal como sucede en la gama Audi, Porsche también utiliza la tediosa práctica de utilización de opcionales, haciendo de cada unidad una opción única en el mercado. Y esta Macan de pruebas no es la excepción. Varios de los detalles que vas a ver a lo largo de la prueba no están incluídos de serie, como las llantas de 19″.


El legado innegable

Arriba te lo dijimos: la marca que más usufructúa su legado es Porsche y parece que le va muy bien haciéndolo. El caso de la Macan no está aislado. El interior tiene muchos guiños a la deportividad de la marca de Stuttgart con dos exponentes que se ven a simple vista.

Por un lado, el instrumental. Cuenta con tres cuadrantes bien diferenciados, dejando el espacio central para el clásico tacómetro. Este y el velocímetro (ubicado a la izquierda) son analógicos, dejando el cuadrante derecho reservado para la computadora de abordo que es digital. Incluso debajo del tacómetro central tenemos un velocímetro digital, lo que nos evita tener que distraer la vista hacia otros lugares para saber a qué velocidad transitamos: con un leve vistazo ya lo vemos.

El otro punto destacable es la consola central. No te dejes abrumar por la cantidad de botones; parecen muchos pero en realidad no son tantos. En la consola están ubicados también los comandos de climatización, y hasta incluso un pequeño visor tanto del lado del conductor como del acompañante donde se representa la temperatura del climatizador bizona. Por ende, la mitad de los botones corresponden a todos los parámetros de ambiente, incluyendo el desempañador, la baliza, la dirección del aire y hasta el freno de mano eléctrico.

Ya en la segunda mitad de la consola aparecen los botones más complicados, que setean los parámetros de conducción.

Del lado del conductor se ubican los botones de seteo del tren de suspensión. El primero es un botón global llamado Sport que setea automáticamente la dureza de la suspensión neumática -opcional- y la altura de la misma -opcional-. Abajo se ubican los comandos particulares, que permiten -por ejemplo- decidir una altura elevada del Macan con una dureza más firme, o al revés. El último de esta serie es el botón que desactiva el control de estabilidad. TURBO-approved  😀 .

En el caso de esta unidad, del lado del acompañante quedan tres botones más por descubrir. El primero es el indicado para el modo Offroad, ya que el Macan 2.0 se ofrece de serie con tracción integral permanente. El segundo es el asistente de mantenimiento de carril, que funciona avisando al conductor cuando se está perdiendo la trayectoria mientras se circula a altas velocidades, pero no corrige la misma: simplemente es un aviso. Y el tercer comando es el interruptor del Start&Stop, para activarlo o desactivarlo a gusto.

Como verán, no son tantos los interruptores que hay que aprender a utilizar en el Macan, pero sorprenden por la cantidad y ubicación un tanto extraña.

Que no te abrume la cantidad de botones: la mayoría están destinados al climatizador.

El sistema multimedia incluído en el Macan 2.0 de prueba también es opcional. Estamos hablando del Porsche Communication Management con pantalla táctil de 7″ que incluye sensores de proximidad, control multitáctil, conexión Bluetooth, sistema de control de voz, lector de memoria SD, CD, DVD, puerto USB y conexión auxiliar. Es compatible con Apple CarPlay pero no con Android Auto, por lo que sólo lo vas a poder utilizar sincronizado si es que contás con un iPhone.

Punto a favor para el exquisito tratamiento de los materiales y la combinación de tapizados, que tiene al alcántara como su principal material utilizado en combinación con cuero negro.

En cuanto a habitabilidad, el Macan es correcto con las plazas delanteras, aunque la famosa consola central roba muchísimo espacio que podría ser utilizado como espacios portaobjetos. Las plazas traseras tienen el espacio un poco más comprometido, con un lugar reducido para las piernas y poco espacio para el quinto pasajero central. La seguridad obviamente es muy completa: cinco cinturones de seguridad inerciales de tres puntos, cinco apoyacabezas y ganchos ISOFIX tanto en los asientos traseros como en el del acompañante (este último, opcional).

El baúl cuenta con unos correctos 500 litros de capacidad, extensibles hasta los 1.500 si se rebate la segunda fila de asientos. Es importante destacar dos funciones interesantes del baúl. Por un lado, la apertura del portón es completamente eléctrica y su accionamiento se puede realizar desde la llave o presionando el botón oculto en el lavaparabrisas (muy chic). Por otro, si necesitamos cargar algo pesado podemos regular la altura del tren trasero para “bajar” la cola del Macan y así ganar unos centímetros de esfuerzo. Esto se setea con un botón ubicado dentro del baúl, que nos permite subir o bajar la suspensión neumática.

Punto en contra para la rueda de auxilio, que es del tipo temporal.


Modestia Aparte

El Porsche Macan -a secas- es la opción más accesible y menos potente de la oferta del SUV en Argentina. La motorización es una clásica naftera cuatro cilindros 2.0 Turbo de 252cv, asociada a una caja automática PDK de 7 marchas y tracción integral permanente.

No es un motor que uno acostumbre a ver en un Porsche (técnicamente, es un clásico 2.0 del grupo VAG que comparte hasta con el Audi Q5), pero su rendimiento es prácticamente óptimo. No nos subiremos al colectivo que busca desacreditar al Macan por tener un motor de menos de 300 burros por lo que ya dijimos anteriormente: busca agradar a otro tipo de público que antes no tenía a Porsche dentro de sus opciones de compra.

Llega a una velocidad máxima de 225km/h y permite acelerar de 0 a 100km/h en poco menos de 7 segundos. Para los 1.845 kilos que ostenta, su resultado es muy interesante.

La puesta a punto de la suspensión neumática es más que interesante, ya que en todo momento nos permite sentirnos a gusto. Si queremos más deportividad, la tenemos. Si queremos más confort, lo tenemos. Esta versatilidad es casi única en el segmento, pero también se paga como un opcional.

Aunque la potencia del motor 2.0 parezca escasa, el Macan resuelve con soltura toda situación, tanto deportiva como de confort.

En cuanto a consumos, el Macan 2.0 resulta correcto: en ciudad sube hasta los 8km/L, mientras que en ruta podremos promediar unos 10km/L. Esto, con el tanque de 75 litros (opcional, de serie viene de 65), nos asegura una autonomía larguísima.

Lo más interesante de este SUV es su mix entre deportividad y confort. Entre ciudad y ruta. Entre familia y amigos. Eso con lo que tenemos que lidiar constantemente.

¿Un fiel reflejo de nuestra vida cotidiana?

¿Querés saber más detalles del Porsche Macan 2.0? Chequeate los highlights de acá abajo.

Porsche Macan 2.0 PDK
  • 9.5/10
    Diseño - 9.5/10
  • 5/10
    Conectividad - 5/10
  • 5/10
    Habitabilidad - 5/10
  • 8/10
    Confort - 8/10
  • 9/10
    Motor - 9/10
  • 9/10
    Caja - 9/10
  • 9.5/10
    Comportamiento Dinámico - 9.5/10
  • 8/10
    Seguridad - 8/10
  • 4/10
    Precio - 4/10
  • 3/10
    Garantía - 3/10
7/10

Resumen

Calificamos al Porsche Macan 2.0 con 7,0/10 (*)

La opción más accesible de Porsche utiliza una mecánica modesta para buscar agradar a un nuevo público que antes no tomaba en cuenta a la marca alemana. Representa casi la perfecta sinergia entre deportividad y confort. Pero el limitado equipamiento y la extensísima cantidad de opcionales muy costosos elevan el precio por encima de lo que ofrece el segmento.

(*) El puntaje es tenido en cuenta en relación a su competencia en el segmento.


Highlights

Así es la propuesta SUV más accesible de Porsche. Comparte desarrollo con el Audi Q5.

Su estilo es inconfundible: es un Porsche lo mires por donde lo mires.

Con Audi también comparte la estrategia de ventas: opcionales por todos lados. Como estas llantas de 19″.

Los detalles en plástico negro distinguen a esta versión menos potente.

Un portón trasero limpio y bien ancho. ¿Y la cámara de retroceso? No hay, es opcional.

Tampoco hay botón de apertura sobre el portón.

Está oculto en el limpialavaluneta.

Interior bien deportivo y con muchos botones en la consola central. La calidad de materiales es sublime.

El Porsche Communication Management ofrece data de la computadora de abordo y navegador.

Pero no es compatible con Android Auto; únicamente con Apple CarPlay.

El seteo de la suspensión neumática se comanda desde la consola central.

Como también el climatizador, con indicador individual para cada zona.

Oculto: doble lector de memoria SD y slot para lector de CD y DVD.

El baúl tiene 500 litros de capacidad. Se puede extender a 1.500.

Rueda de auxilio temporal. Nada ideal para nseutros caminos.

Botón para cerrar automáticamente el portón trasero.

Si tenés que cargar algo muy pesado, podés bajar el tren trasero para que te sea más cómodo.

El motor 2.0 está dispuesto de manera longitudinal.

Arranque del lado izquierdo. Bien euro.

El Porsche Macan logró /10. ¿Te lo comprarías?


Galería