Test Mercedes-Benz Clase A 2019

Con el avance de la tecnología, los autos se volvieron cada vez más inteligentes. Están más conectados, pensados hacia un futuro autónomo y conectado y cada vez van siendo más eficientes, de la mano de las propulsiones ecológicas (ya sea eléctricas o híbridas). El nuevo Mercedes-Benz Clase A 2019 no escapa de ello y por algo lo catalogué como un smartphone con ruedas.

Se presentó en la Argentina hace apenas un año, ofreciendo en nuestro país tres versiones diferentes: A 200 Style, A 200 Progressive (ambas con el motor 1.3 de 163 caballos de potencia y caja automática doble embrague de siete marchas con tracción delantera) y la versión estéticamente deportiva A 250 con el kit AMG-Line, que cuenta con el motor 2.0 de 224 caballos, la misma caja automática de siete marchas y también tracción delantera.

Test Mercedes-Benz Clase A 200 2019

El Mercedes-Benz Clase A 200 2019 entró al garage de TURBO durante una semana, en versión Progressive.

Nosotros nos subimos a la opción intermedia. ¿Es acaso la más racional?

Bienvenido al test: Mercedes-Benz Clase A 2019.


A Primera Vista

No hay que darle muchas vueltas: estéticamente es muy -muy- lindo y marca la diferencia en relación al Clase A anterior (ver test). Cuenta con líneas mucho más limpias, un frontal con una inmensa parrilla con el logo de Mercedes-Benz y ópticas Full LED rasgadas hacia los laterales, con una trompa bien tirada hacia el piso. La superficie vidriada de los laterales es bastante reducida y el sector posterior perdió muchas de las líneas de carácter que tenía la generación anterior para ser también más limpio.

Test Mercedes-Benz Clase A 200 2019

Cuenta con líneas mucho más limpias que el Clase A de generación anterior.

Para esta versión las luces traseras cuentan con iluminación LED (en el Style son más simples) y las llantas de aleación de 17″ tienen un diseño de cinco rayos (16″ para el Style, 18″ para el AMG-Line). Algo que falta en esta versión es la cámara de retroceso, que no se encuentra presente ni como un opcional.


¿Smartphone con ruedas?

Basta con ingresar al interior para descubrir por qué lo denominé como un smartphone con ruedas. El torpedo no cuenta con una clásica consola con un instrumental por un lado y una pantalla multimedia por el otro, sino un tremendo puesto de conducción con una estilo de pantalla flotante general que simula una visor integral.

Este interior puede ser adquirido en tres configuraciones distintas en relación a la versión elegida. La más accesible Style ofrece instrumental y pantalla multimedia de 7″ cada una, la Progressive probada cuenta con instrumental de 7″ y multimedia de 10,25″ y la AMG-Line integra las dos de 10,25″. Es quizás en este punto donde el Mercedes-Benz Clase A 2019 se destaca porque tiene un montón de configuraciones extra, sobre todo en el ámbito del confort interior gracias a una iluminación completamente personalizable que lo hace destacarse frente a la competencia. Para saber cómo funciona te recomiendo ver el vídeo que está más arriba.

Test Mercedes-Benz Clase A 200 2019

Así se ve el interior del Mercedes-Benz Clase A 200 2019.

Este ecosistema completamente digital es muy amigable con el conductor, con posibilidad de comandar el sistema multimedia tanto de manera táctil, con el pad ubicado en la consola central o también mediante el asistente de voz, que se activa al decir “Hola, Mercedes”. Con esta interfaz se puede establecer una conversación algo básica y, puntualmente para la opción Progressive, no tiene mucho sentido ya que el sistema no dispone de navegador (pese a tener botones que dicen “NAV” por todos lados).

Si lo tuviese podríamos preguntarle dónde están las estaciones de servicio más cercanas, cuáles son los restaurantes donde hacen el mejor asado o cómo llegar hasta el cine que actualmente esté proyectando Avengers. Funciones que no están disponibles y limitan al asistente personal, que queda reducido a la posibilidad de encender las luces interiores, cambiar el color de la iluminación de ambiente o subir/bajar la temperatura del climatizador automático (que no es bizona, sino monozona).

Test Mercedes-Benz Clase A 200 2019

En este test comprobamos que el sistema multimedia es muy amigable.

Otro punto mejorable es la pantalla del instrumental, que con 7″ apenas nos deja visualizar un único indicador del tipo analógico a la vez. No hay espacio para mostrar el tacómetro y el velocímetro “con agujas” en simultáneo, función reservada para la versión con cockpit de 10,25″.

Todas estas funciones, como también la muestra del espacio interior y la comodidad de sus asientos, se muestran en detalle en este video.


Eficiente y Contundente

El Mercedes-Benz Clase A 2019 llega al mercado local con un motor naftero 1.3 turbo de 163 caballos de potencia que no es de origen Mercedes, sino Renault. Olvídense de que tenga logos del Dacia Sandero en el vano motor; se lo ve y siente como un propulsor digno de un auto de alta gama pese a estar compartido con el Renault Mégane europeo y otros modelos.

Test Mercedes-Benz Clase A 200 2019

El motor 1.3 es de origen Renault, pero anda como un Mercedes.

Empuja muy bien (acelera de 0 a 100km/h en apenas 8 segundos) y consume muy poco: estamos hablando de 8 litros cada 100 en el consumo urbano y 6 litros cada 100 en ruta a 120km/h. La caja automática doble embrague de siete marchas trepa cambios muy rápido y casi sin sentirse, aunque en ciudad a veces duda sobre qué marcha poner y se la siente levemente tosca al momento de intercambiar entre parking-reversa-neutro-directa.

Uno de los aspectos más negativos de este Clase A 2019 radica en la configuración del eje trasero, que ya no incluye suspensión independiente sino una barra de torsión digna de vehículos generalistas y no de autos de segmento premium. En el tránsito cotidiano no se nota demasiado la diferencia, aunque al momento de realizar maniobras cruzadas (como un lomo de burro) el Clase A se sacude demasiado y no logra absorber las irregularidades grandes como debería. Punto a favor para el reducidísimo radio de giro, que nos permitió maniobrar en una baldosa durante nuestro test.

Test Mercedes-Benz Clase A 200 2019

Dentro del equipamiento también se ofrece el sistema automático de estacionamiento, que efectivamente es completamente automático sin necesidad de operar ni el acelerador ni el freno.

¿Querés saber cómo anda cómo anda este sistema, cuánto sale y conocer las conclusiones del Mercedes-Benz Clase A 2019?

Suscribite a nuestro canal de YouTube y enterate.

Test: Mercedes-Benz Clase A 2019 (A200 Progressive) 2


Galería del Test