Bienvenido al test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT

Así como los SUV nos invaden cada vez más, las marcas chinas también hacen lo propio. Recuerdo aquel arriesgado movimiento de Chery hace más de 10 años, cuando decidió arribar a nuestro mercado ubicando a la Tiggo como su bastión de lucha frente a las marcas tradicionales.

A ellos se sumaron muchos más: hoy son más de 12 las marcas de origen chino que tienen presencia en nuestro país. Y la última fue JAC, presentada hacia fines del año pasado y lanzando cinco modelos (ver nota). Esta marca que data del año 1964, siempre se destacó por ofrecer únicamente camiones y vehículos comerciales (que primero fueron comercializados bajo la marca Jianghui), para hacia el inicio del nuevo milenio comenzar a introducir su línea SUV bajo la marca JAC. Esto le ha permitido ingresar en más de 130 países de Europa, América, África y Asia.

Desde hace varios años opera en Brasil (hasta incluso con una planta de producción en el país vecino), pero recién ahora llega a nuestro mercado con una oferta más que interesante: tres SUV, una pick-up y un vehículo utilitario. En Argentina tiene la representación el grupo Astrak S.A., el cual forma parte del conglomerado de importadores bajo el ala de SOCMA. Con esta incorporación al mercado local, este grupo ya cuenta con tres exponentes de producción china: Chery (vehículos de pasajeros), DFSK (utilitarios) y ahora JAC.

Dentro de la oferta, nos tocó probar el JAC S3. Se trata del modelo más vendido por la marca actualmente, pero no es el más accesible. ¿Por qué, entonces, es el más elegido?

Bienvenido a un nuevo test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT.


SUV y Crossover

El JAC S3 forma parte de la oferta de la marca china ocupando el segundo escalafón de productos. El S2 es el modelo de entrada de gama posicionándose en el segmento B, el S5 es un clon del Hyundai Tucson de generación anterior y ocupa el segmento C, la T6 es la pick-up y el X200 es el clon de los hermanos Hyundai H100 / Kia K2500.

¿Modelos de una marca coreana dentro de una oferta china? Sí, JAC realizó varios desarrollos en conjunto con Hyundai desde el año 2000, en vías de expandir la gama de vehículos comerciales de aquel momento hacia los SUV. Los S5 y X200 son los sobrevivientes de aquella época, donde también se desarrolló un clon del Hyundai Santa Fe llamado JAC Rein.

Pero entonces, ¿el S3 dónde encaja? Justo por encima del S2, compartiendo también el segmento B pero ubicándose dentro de la oferta que podría competir con los SUV estilo familiares, como un Peugeot 2008, un Renault Captur o -por qué no- un Chevrolet Spin.

Esta fase que llegó a la Argentina es la segunda dentro de esta generación, ya que antes contaba con otro frontal que fue rediseñado. Y es ahí donde el diseño general presenta algunos divorcios de líneas. Mientras la trompa quedó muy estructurada y con líneas recontra rectas, el lateral está más redondeado, para finalizar en una cola bien de vehículo familiar. Al principio es algo difícil de digerir semejante voladizo delantero, pero con el correr de los días nos fuimos acostumbrando.

Es la opción más elegida por los compradores de la marca. Su estilo crossover y su elevado nivel de equipamiento, los motivos.

Cabe destacar que el equipamiento exterior es muy completo. Incluye luces diurnas LED, faros con proyectores tipo lupa, luces antiniebla delanteras y traseras, sensores de estacionamiento delanteros y traseros, cámara de retroceso, llantas de aleación diamantadas de 16″, detalles cromados, barras portaequipajes y repetidores de guiño en los espejos laterales, que son eléctricos y están calefaccionados.

Dentro de términos estéticos, no me termino de decidir si es un SUV o un familiar, por lo que podría resumir que se trata de un crossover: un vehículo convencional con un despeje un poco más elevado y leves aires de aventurero. Punto a mencionar: pese a que no lo parezca, las dos salidas de escape presentes en el paragolpes trasero son ficticias.


Mejorar hasta superar

Antes de que salgan a lincharme por ahí, lo aclaro: la experiencia general que me llevé del JAC S3 es muy buena. En serio.

En primera instancia, ya agrada el apenas ingresamos al habitáculo. Las puertas son pesadas, incluyen doble burlete y cuentan con un cierre muy aplomado y seguro. Las contrapuertas están muy bien diseñadas, los materiales empleados en el interior están por encima de cualquier vehículo de segmento B y pueden llegar a superar a los presentes en algunos de segmento C. No exagero.

Si bien hay mucho plástico duro, el torpedo se encuentra revestido en su parte frontal por un agradable material soft-touch simil cuero que se replica en las contrapuertas y el apoyabrazos central. Hay costuras rojas bastante delicadas en algunos sectores, incluyéndolas en el volante y en las butacas, en ambos casos revestidos en cuero (las butacas, con microperforaciones). Incluso son agradables los botones del equipo de audio y del climatizador, con una terminación mate.

Tampoco es abrumador el olor a plástico y pegamento típico de los autos de este origen, quizás suavizado por el extraño y pintoresco purificador de aire que se ubica entre los asientos delanteros. Es la primera vez que encuentro todo este combo sensorial positivo en un auto de origen chino.

El JAC S3 supera a la competencia en calidad de materiales y terminaciones. Y hasta incluso logra mejorar los de varios vehículos de segmentos superiores.

El puesto de conducción resulta cómodo. Un puntazo a favor del JAC S3 está en las butacas, que son muy cómodas y tienen una correcta sujeción lateral. La del conductor regula en altura al igual que el volante (con comandos integrados para el audio, la compu de abordo y el control de velocidad crucero), dejando como deuda el ajuste en profundidad. Si bien para mi altura el volante me quedaba bastante cerca, me imagino a una persona más baja con la columna de dirección muy cerca del pecho.

El instrumental está dividido en dos cuadrantes analógicos para el tacómetro y el velocímetro, reservando el sector inferior de cada uno para dos imprecisos indicadores: el de temperatura y el de nivel de combustible. En apenas ocho líneas, el tanque pasa de lleno a vacío. En el centro de ubica la computadora de abordo monocromática, que cuenta con unos caracteres poco agradables y es un tanto limitada. Sólo muestra autonomía y dos consumos promedios, sin consumo instantáneo. Para visualizar el indicador de presión de neumáticos debemos ingresar al sistema multimedia, que desde la pantalla de 8″ nos mostrará no sólo la presión sino también la temperatura de cada rueda.

En este sistema multimedia no encontraremos navegador, ni Android Auto, ni Apple CarPlay. Todo eso es reemplazado por una app llamada EasyCon que nos duplica la pantalla del smartphone en la del auto. Todo lo que hagamos en el celular, se va a ver en la pantalla principal. Incluso si lo giramos o bloqueamos, lo mismo sucederá en el sistema multimedia.

No es lo más útil y está a años luz de la conectividad de Android o iOS, pero es la única manera de contar con Spotify, Waze o Google Maps integrados en el auto. En conectividad de sonido cuenta con doble conexión USB, Bluetooth (para llamadas y reproducción multimedia) y radio AM/FM.

El sistema multimedia no ofrece navegador, ni Android Auto ni Apple CarPlay. Se busca reemplazar su ausencia con una app para espejar la pantalla del celular, pero es incómoda.

Debajo de la pantalla se ubica el climatizador, que es monozona. Lamentablemente, con las altas temperaturas que tuvimos durante la semana de prueba, su funcionamiento resultó algo errático. Mi teoría es que el sensor de temperatura del climatizador está demasiado expuesto al calor directo y eso hace que “piense” que el interior está más caluroso de lo que realmente está, por lo que sólo al estipular el climatizador a apenas 24° comienza a tirar un tornado de viento y frío que hasta complica la charla con el acompañante.

Incluso con poca diferencia de temperatura entre el interior y el exterior, tuvimos que desacoplar el modo automático por la cantidad de viento que tiraba. La solución: manejarlo de manera manual, por lo menos cuando queda al rayo del sol.

La habitabilidad del JAC S3 también es uno de sus puntos fuertes. Las plazas traseras cuentan con el ancho suficiente como para albergar a tres adultos, por lo menos durante viajes cortos o medios. El espacio para las piernas es suficiente como para permitir estirarlas levemente, cuenta con iluminación independiente para esta fila de asientos y en la consola central se ubica un espacio portaobjetos y la segunda salida USB.

La seguridad también es completa: cuenta con ganchos ISOFIX, tres cinturones inerciales de tres puntos y tres apoyacabezas tipo coma, que se suman al equipamiento de seguridad existente que incluye ESP, asistente al arranque en pendientes y doble airbag frontal (mejorable, debería ofrecer seis).

Esa habitabilidad correcta también aparece en el baúl, con 600 litros de capacidad. Apenas el Chevrolet Spin le gana, llegando a los 710 litros. Cuenta con una toma de 12v en el interior y también una luz para iluminar, mientras que dentro del mismo se ubica la rueda de auxilio que es homogénea pero de chapa.

Como podrás ver hasta acá, el nivel de equipamiento del JAC S3 es muy bueno. Pero podría incluso ser mejor si se ofreciera en el país la variante tope de gama denominada Smart, que sí se ofrece en otros mercados. Esta incluye también techo solar eléctrico, espejos exteriores con función reversa y plegado eléctrico, asientos calefaccionados, seis airbags, sistema de estacionamiento 360° y acceso/arranque sin llave. Estos detalles no están disponibles en Argentina.


Mejora precisa y eficaz

En cuanto a la mecánica, el JAC S3 llega a la Argentina con un único motor naftero 1.6 16 válvulas DVVT de 120cv, asociado a una caja automática CVT y tracción delantera. Esta versión Intelligent, que es la única comercializada, también puede ser adquirida con una caja manual de 6 marchas, conservando el mismo nivel de equipamiento.

El motor naftero es correcto. No se lo nota perezoso y logra mantener un ritmo ágil en una carrocería que no lo ayuda. La dirección eléctrica permite llevar al monovolumen de manera versátil, basándose también en un correcto ángulo de giro. Al no ser progresiva, la tenida direccional en ruta a altas velocidades debe ser muy precisa ya que un leve cambio de trayectoria del volante se representa en un gran giro de las ruedas delanteras.

Los consumos también son contenidos para el gran porte de este crossover. Nos permite recorrer 10km/L en ruta a 120km/h y unos 8km/L en ciclo urbano, aunque analizado en conjunto con la escasa capacidad del tanque de 45 litros, nos brinda abastecimiento por unos limitados 400 kilómetros. Cabe destacar que la distribución es mediante cadena, por lo que no requiere mantenimiento ni recambios.

Punto aparte para la caja CVT, de la cual me gustaría detallar algunos aspectos. En ciudad, su funcionamiento es acorde a una caja contínuamente variable. No tiene patinamientos excesivos y logra que el S3 sea ágil, tal como mencionamos arriba. Pero al momento de acelerar (por ejemplo, al realizar un sobrepaso) se toma mucho tiempo hasta llegar al punto máximo de entrega de torque.

Es sabido que las cajas CVT buscan mantener siempre el régimen de vueltas en un rango que permita el máximo poder de aceleración con el menor consumo de combustible posible. Ahí es que suceden los clásicos patinamientos de estas cajas, que dan la sensación de que el auto no acelera y se queda boyando a 5000RPM sin mosquearse.

Bueno, en el caso del S3, la programación acuñada en esta caja automática hace que la llegada hasta ese punto máximo de entrega de potencia sea demasiado lenta, retrasando por 5 o 6 segundos la aceleración que le propiciamos con el pedal. Es como si se “preparara” durante un tiempo para llegar a las 6000RPM (acelerando casi en vacío) y cuando lo logra, recién ahí envía la aceleración a las ruedas delanteras. Es, hasta diría, desesperante.

Imaginate en una ruta de mano simple, circulando detrás de un camión. La ruta libre y te tirás a sobrepasarlo. Acelerador a fondo, pero el auto comienza a acelerar en vacío hasta llegar al tope del tacómetro, para recién ahí comenzar a moverse. Esos 5 segundos, te lo aseguro, resultan una eternidad.

El motor es correcto y permite que al S3 se lo sienta liviano. Pero la caja CVT tiene varios vicios que nos hacen dudar de su correcto funcionamiento.

Algo también errático sucede al momento de realizar maniobras de estacionamiento, que es en la situación donde lo detecté. Resulta que el JAC S3 te duplica el reflejo de aceleración. Vamos con un ejemplo práctico para que se entienda.

Estás buscando lugar para estacionar hasta que lo encontraste. Comenzás la maniobra en reversa para introducirlo en el espacio libre. Peinás apenas el acelerador para que se mueva un poco, el auto responde, pero inmediatamente después te vuelve a acelerar en vacío. La sensación es como si hubieses presionado el acelerador dos veces: en la primera se movió, en la segunda te aceleró en vacío.
Esto sucede mayormente en reversa, pero también me ha pasado en directa. O sea, yendo hacia adelante. No sabemos si es una falla puntualmente de esta unidad o si ya está configurada así la caja, pero que es molesto, lo es.

Un punto flaco de la mayoría de los vehículos chinos es la puesta a punto de la suspensión, que no suele estar preparada para nuestros caminos bombardeados por la corrupción.

Señores, me saco el sombrero ante el equilibrio del JAC S3, que logra absorber sin problemas pozos e irregularidades. Incluso también se lo nota muy estable al momento de exigirlo, sin rolidos de carrocería excesivos. El único momento donde la suspensión tiende a golpear es cuando se encuentra con cortes bruscos del camino o uniones de asfalto con hachazos. Pero en el tránsito cotidiano, pulgar para arriba.


Conclusiones

Astrak S.A. comercializa el JAC S3 Intelligent 1.6 CVT a 21.990 dólares, con una interesante garantía de 5 años o 100.000 kilómetros.
La verdad es que quedé muy conforme con esta prueba. Obviamente que tiene varios detalles para mejorar, sobre todo en cuanto al funcionamiento de la caja CVT y la mejora en la conectividad, pero es innegable que el avance que tuvo la industria china en los últimos años marca un antes y un después al momento de evaluar la compra de un auto. ¿Por qué?

Bueno, lo primero que te tiraba para atrás era la calidad de las unidades. Hoy este JAC S3 está a la altura de toda la competencia y hasta en algunos ítems es mejor. Lo segundo que te frenaba era el respaldo de marca y su servicio de postventa.

Astrak trabajó fuerte en eso y hoy ya tiene 15 concesionarios distribuidos en gran parte de Argentina que trabajan para poder dar asistencia durante los 5 años de garantía, un período dos años mayor que la media del segmento (salvo Toyota, que ofrece 5 años y 150.000 kilómetros). Y lo tercero podía ser la imposibilidad de financiar una unidad. JAC Argentina ya está trabajando para introducir próximamente el JAC Plan.

Entonces, ¿es recomendable el S3?

Considero que, antes de decidir la compra por un vehículo Mercosur de las marcas tradicionales, le hagas caso al slogan de la marca china: dale paso a lo nuevo.

¡Navegá por los highlights para conocer más detalles!


Highlights

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 2

El JAC S3 es el segundo producto dentro de la gama en Argentina.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 3

Combina una estética familiar con la de un SUV. Yo lo clasificaría como un crossover con un graaaaaan voladizo delantero.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 4

¡Si que es largo! Por suerte no toca en -casi- ningún lado.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 5

La trompa parece estar un poco divorciada del estilo de la cola. Eso es porque tuvo un restyling en el frontal.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 6

Esta actualización modificó su parrilla y sus ópticas, ahora más finas. Punto a favor para el sensor de estacionamiento delantero, algo raro en el segmento.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 7

Llantas de 16″ de diseño diamantado. ¿Freno a disco trasero? Exacto.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 8

Barras portaequipajes, detalles cromados, alerón y faros antiniebla traseros. Pero eso que está ahí no son salidas de escape.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 9

Aaahh pillín, pillín…

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 10

El interior sorprende en diseño y calidad. Está por encima de lo que ofrece el segmento en la región e incluso es mejor que varios productos de segmento C.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 11

El volante está revestido en cuero y cuenta con comandos para el audio, la computadora de abordo y el control de velocidad crucero.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 12

La computadora es muy limitada y tiene unos caracteres que parecen ebrios. Eso es porque originalmente es china y el tilde del alfabeto castellano la vuelve loca.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 13

La consola central tiene materiales soft-touch y los botones son agradables al tacto. La pantalla es de 8″.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 14

Tiene una linda estética pero le falta funcionalidad: no tiene navegador, ni Android Auto, ni Apple CarPlay. Para reemplazarlos, usa la app EasyCon para clonar la pantalla del celu. No lo logra.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 15

Debajo está el climatizador monozona. Correcto pero algo errático cuando tiene que contrarrestar altas temperaturas.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 16

¿Encendedor de cigarrillos? ¿No había pasado de moda eso ya? Bueno, lo sacás y tenés doble toma 12v.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 17

Buenos espacios portaobjetos y un curioso apoyabrazos.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 18

No lo es: es un purificador de aire que puede ser comandado por el conductor. Debajo hay un espacio portaobjetos adicional.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 19

Las butacas me resultaron súper cómodas. La sujeción lateral que tienen es impecable.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 20

Detalle de color, que no me agradó demasiado. A veces menos, es más.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 21

Muy buen espacio trasero, sobre todo hacia lo ancho. Pueden viajar tres personas adultas sin problemas.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 22

La seguridad de la segunda fila de asientos es correcta. Tres apoyacabezas tipo coma, tres cinturones inerciales de tres puntos y ganchos ISOFIX. Incluso hay iluminación dedicada.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 23

Entre los asientos delanteros se aloja un portaobjetos adicional y una conexión USB extra.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 24

El baúl es muy espacioso: tiene 600 litros de capacidad. Está iluminado y también tiene una toma 12v.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 25

Ubicada en el piso del baúl, la rueda de auxilio es homogénea pero de chapa.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 26

La oferta contempla un motor naftero 1.6 de 120cv y caja MT6 o CVT.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 27

Pese a ser pesado, el JAC S3 es ágil cuando la caja CVT acompaña.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 28

Se lo siente con un equilibrio de suspensiones casi pensado para nuestros caminos. Bien por JAC.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 29

La caja CVT ayuda a bajar vueltas, pero tiene algunos detalles de programación que incomodan.

Test: JAC S3 Intelligent 1.6 CVT 30

Vos, ¿tomarías al JAC S3 como una opción de compra? Te leemos.

Galería