En un mercado donde los SUV marcan la agenda de lanzamientos, un vehículo que está fuera de estos cánones de estilo siempre llama la atención. Y mucho más cuando se trata de un auto que tuvo una importante historia en nuestro mercado, como el Fiat Uno.

La última generación, que ya se había comercializado en nuestro país pero que fue discontinuada luego del lanzamiento del Mobi, volvió a venderse en el mercado local. Llega en una única versión con estética aventurera llamada Way, estrena nueva mecánica Firefly y es el Fiat más accesible con ESP de serie (ver lanzamiento).

Cristiano Rattazzi, Presidente de Fiat Chrysler Automobiles Argentina, fue el encargado de abrir el evento de lanzamiento que se realizó durante el día de hoy en La Escondida de Olivos.

El directivo se expresó sin reparos sobre la actualidad del país, tal como suele hacer permanentemente. “No hay duda de que Argentina vuelve a sorprender, obligando a recalcular y mitigar daños”, sostuvo en relación a la crisis actual. “Nuestro sector necesita previsibilidad. La certidumbre y estabilidad del mercado es clave para la industria automotriz”.

Y el recálculo también llega a la configuración de modelos. Recordemos que este mismo Fiat Uno fue discontinuado hace algunos años para darle más lugar al Mobi y permitir mantener el mercado interno del Nuevo Palio, que hasta el año pasado se producía en Córdoba. “Planificamos vender unas 350 unidades del Uno Way por mes”, anunciaron desde la automotriz.

Fiat genera más del 75% de sus operaciones a través de la modalidad del plan de ahorro. “Las tasas de interés golpean duro y no podemos trasladar el 100% de la devaluación a los precios. Este cocktail de volatilidad nos obliga a hacer proyecciones bien conservadoras para 2019”.

Martín Zuppi, nuevo Director General de FCA Argentina, se atrevió a hacer un poco de futurología en un mercado donde se trabaja día a día. “Estamos proyectando un cierre de 2018 por debajo de las 800.000 unidades, mientras que los parámetros para el 2019 giran en torno a las 650.000 unidades”.

Ambos directivos coinciden en que su preocupación central es la competitividad, tomando como base la producción del Fiat Cronos en Córdoba, modelo del que ya se produjeron más de 40.000 unidades y el 80% de ellas fueron hechas para mercados de exportación. “La mejora de ella de manera duradera exige actualizar, modernizar y optimizar la infraestructura del transporte, tener un sistema impositivo coherente y eliminar la inflación que alimenta el desequilibrio social”, destacó Rattazzi.

“Que la dirigencia política entienda que los tributos distorsivos afectan la producción y el trabajo. La presión impositiva actual sobre el trabajo en blanco no puede sostenerse por mucho tiempo más. Los dirigentes deben asumir que el estado debe ser más eficiente, bajando el gasto. Eso generará un desarrollo mas armónico y sostenible”, finalizó.

La Escondida de Olivos fue el lugar elegido por FCA Argentina para el relanzamiento del Fiat Uno.

El hatch de segmento B vuelve al mercado luego de la salida de producción del Palio.

Es el segmento de mayor ventas. Lo lidera Volkswagen y lo sigue Fiat. Con el Uno Way buscan ganar más mercado.

Toyota Etios, Ford Ka y VW Gol, los modelos que FCA identifica como competidores.

El 1.4 Fire EVO fue reemplazado por el 1.3 Firefly de 99cv, el mismo que utiliza la familia Argo/Cronos.

Esta única versión cuenta con control de estabilidad (ESP) de serie.

Cristiano Rattazzi, Presidente de FCA Argentina, le pidió a los dirigentes políticos que bajen la carga tributaria.

Martín Zuppi, flamante Director General de FCA Argentina, planifica un mercado 2019 de 650.000 unidades.