El crossover que se lanza mañana en el mercado argentino ya fue sometido a pruebas en Brasil. Durante ellas se partió el pedal del acelerador. Ya hubo un antecedente en Rusia.


Las marcas chinas sin dudas están minando todos los mercados emergentes. Uno de ellos es el de la Argentina, que en los últimos años quintuplicó la presencia de las marcas de este origen.

La primera en llegar fue Chery, comenzando la importación de modelos como el QQ, el Face, el Skin y el SUV Tiggo. Con el tiempo algunos se fueron renovando y otros desaparecieron, dando lugar a renovaciones esperadas que mejoraron la calidad y presentación general.

Uno de los modelos que tuvo relativamente buena llegada al público fue la familia Fulwin, dos modelos de segmento B con carrocería hatchback y sedán (liftback, en realidad) que llegaban al mercado con un único motor naftero 1.5 y caja manual de 6 marchas. Fue el primer modelo que Chery comenzó a producir en Brasil, conocido allí como Celer.

Sobre la variante 5 puertas de este modelo se desarrolló el Chery Tiggo 2, un crossover chico que mantiene la carrocería del Fulwin pero actualiza su trompa, cola, despeje del suelo e interior. También se produce en el mercado vecino y se lanzará en nuestro país durante el día de mañana.

Al ser novedad en la región, los colegas brasileños de Quatro Rodas lo sometieron a sus exigentes pruebas y llegaron a dos conclusiones: el control de estabilidad (ESP) mostró un comportamiento errático en curvas y el pedal del acelerador se quebró en pleno testeo.

Así quedó el pedal del Chery Tiggo 2. Se partió en plena aceleración. (Vía Quatro Rodas).

Esta no es la primera vez que sucede esto; el mismo problema ocurrió en Rusia con el mismo modelo (en ese caso, de producción china), el cual sufrió la rotura del acelerador mientras se grababa la prueba para el medio Z Drive (ver video abajo).

En el caso de la prueba brasileña, el pedal se partió al inicio de la medición de recuperación de velocidad de 40 a 80km/h, en tercera marcha y exactamente en el momento en que el tester lo presiona al 100%.

Chery Brasil fue informada del inconveniente, realizó el recambio de la pieza y se expresó oficialmente acerca de este acontecimiento: “existe un punto predeterminado en que la estructura del pedal es inducida a quebrarse para la protección de los pies del conductor”, aclararon. “El pedal está configurado para resistir fuerzas de hasta 900N (91,8kgf), rara vez el uso normal del conductor pasa los 350N”.

Claramente la fuerza sometida al acelerador no tendría que haber sido suficiente como para partir el pedal. Es por eso que la filial brasileña se llevó la pieza para estudio y pensar en un futuro recall.

Aquí debajo, el video del medio ruso Z Drive donde se parte el pedal del acelerador.