Sabemos que la moda SUV estrenada por la Ford EcoSport hace más de 15 años, cada vez se hace más masiva.

La propuesta inicial para nuestra región era clara: ofrecer un vehículo con mayor despeje, una estética más aspiracional y un precio muy inferior al de las “camionetas” de segmento C que se comercializaban hasta el momento.

Pero año tras año la propuesta fue mutando. Aparecieron los crossovers (intermedios entre un auto convencional y un SUV) mientras que los clientes decidían directamente reemplazar su compra de un vehículo más grande por estas nuevas “camionetitas“.

Si bien se sabe que todas las marcas buscarán tener SUVs dentro de los próximos años, hoy en día en Argentina la moda es prácticamente “impuesta” a que funcione, mientras las estadísticas muestran lo contrario.

Según los últimos informes emitidos por ACARA (la Asociación de Concesionarios Automotores de la República Argentina), de todos los SUV que se comercializan en el pais sólo tres forman parte de los primeros lugares en ventas.

En julio, la Ford EcoSport lideró el segmento pero su posicionamiento dista mucho del primer lugar: se ubica en el 14° lugar con 1.374 unidades. Abajo aparece el Jeep Renegade (17° con 1.042) y cierra la Renault Duster (20° con 914).

En el acumulado anual, la EcoSport también lidera, pero en un 11° lugar en la general. El panorama empeora a medida que vamos analizando a los contrincantes: a la Duster le alcanzó para quedarse con un 20° lugar durante todo el 2018, mientras que el Renegade se ubica en el 22°.

Para ubicarlos en contexto, la comparación es simple: hoy en día un Toyota Corolla vende lo mismo que una Ford EcoSport, una Renault Duster lo mismo que un Fiat Mobi, y un Jeep Renegade se equipara con las ventas de un Renault Logan.

Entonces, ¿cómo se explica el ‘boom SUV‘ del que hablan las marcas?

Técnicamente, es un boom que descubrieron las mismas terminales en base a costos. Utilizando plataformas de vehículos más accesibles, el desarrollo de estos SUV se simplifica en cuanto a costos, mientras que el precio de venta puede ser más elevado gracias a lo “aspiracional” que hablábamos antes.

Es innegable que la gente los busca y hasta existen en el mercado buenas opciones de compra, pero por el momento los SUV están muy lejos de formar parte de los TOP de ventas locales.