Es un hecho. La alianza Renault-Nissan ahora suma un nuevo e importante integrante: Mitsubishi. La empresa japonesa fue adquirida por el grupo abonando unos 2.300 millones de dólares por el 34% de su conformación.

Copyright Kiseki Studio

Copyright Kiseki Studio

Con esta operación, Nissan y Mitsubishi podrán ahorrar cerca de 500 millones de dólares al año, al compartir costos, compras, producción y desarrollo entre sí.

Lo más interesante de la compra es que, además de presidir el grupo Renault-Nissan, Carlos Ghosn también será el nuevo CEO de Mitsubishi, controlando a la marca en un segundo plano ya que dejará a Osamu Masuko en la presidencia del consejo general de Mitsubishi.

Si bien la situación actual de la marca nipona es prácticamente desastrosa, Renault la adquiere en un momento de cambio. El desarrollo de nuevas tecnologías y los nuevos sistemas híbridos enchufables que Mitsubishi desarrolló en los últimos años serán la base de la sinergia entre compañías, buscando poder enfocarse a la mejora de las propulsiones sustentables.

De esta forma el grupo entra dentro de los mayores fabricantes de automóviles del mundo, compartiendo el podio con Toyota, Volkswagen y General Motors.