A través de sus redes sociales oficiales la marca de la estrella mostró un nuevo teaser de lo que será el profundo restyling que adoptará su van grande: la Mercedes-Benz Sprinter 2018.


Si bien la marca la comunica como una nueva generación, se trata de un restyling que se acoplará a la generación actual conocida como Sprinter NCV3. Las primeras unidades de prueba ya fueron fotografiadas en Alemania y publicadas en el sitio carscoops.

Ahora, a aquellas fotos se suma un video teaser donde se conocen más detalles de la actualización del furgón. Lo que más cambiará en la Sprinter 2018 será la trompa, más alineada al family feeling integrado en la familia de vehículos de pasajeros y estrenado con el Clase C. Las ópticas serán mucho más chicas que las actuales, con un formato más horizontal y con líneas menos agresivas.

El cambio más importante estará puertas adentro, con un replanteo general del puesto de conducción y un torpedo mucho más moderno y tecnológico. Según el video, contará con una pantalla multimedia con navegador en las versiones más equipadas, las cuales también tendrán detalles en negro brillante. El volante también estrenará diseño, con múltiples botones y accesos directos, tanto de la computadora de abordo como de las funciones de audio.

Del mismo teaser se puede ver la inclusión de butacas eléctricas con memorias (para la versión Tourer), iluminación Full LED y cámara de retroceso dentro de la Sprinter 2018.

Esta renovación del clásico furgón grande de la estrella se continuará fabricando en el Centro Industrial Juan Manuel Fangio, en la localidad bonaerense de Virrey del Pino, donde ya están trabajando en la puesta a punto de la línea de montaje, después del anuncio del plan de inversión de la empresa por 150 millones de dólares, garantizando a futuro la inclusión de 500 puestos de trabajo adicionales (un 22% más del plantel actual). Además, prevé aumentar un 50% el volumen de su producción y de sus exportaciones desde la Argentina (ver nota).