Hace casi un año Latin NCAP, el organismo que se encarga de evaluar la seguridad de los vehículos comercializados en la región, castigó duramente al modelo del óvalo producido en Brasil: producto de los nuevos protocolos de evaluación que incorporó la entidad donde se introduce la evaluación del impacto lateral, el Ford Kabajó hasta las cero estrellas en protección hacia adultos, manteniendo las tres en protección hacia niños (ver nota).

La caída se produjo ya que previamente el modelo ya había sido evaluado, habiendo logrado cuatro estrellas en protección hacia adultos y las mismas tres hacia niños (ver nota). “El Ka no ofrece dispositivos de absorción de energía de impacto lateral en su estructura ni en el panel interior en las puertas. Teniendo en cuenta los resultados de las pruebas, el Ka no aprobaría la norma básica de protección contra impactos laterales de las Naciones Unidas (UN95), obligatoria en Europa desde 1995″, comentaron desde el organismo en la última evaluación.

Ahora, luego de que el modelo se haya actualizado con un restyling e introducido numerosas mejoras en seguridad, la marca del óvalo patrocinó una evaluación para demostrar que el modelo mejoraba sustancialmente. Fue así: el nuevo examen calificó al Ford Ka 2019 con tres estrellas en protección hacia adultos y cuatro hacia niños.

Es alentador encontrar más modelos compactos con mejoras como el Ka; sin embargo, su rendimiento de seguridad básico está todavía por debajo de la versión europea”, comentó Alejandro Furas, Secretario General de Latin NCAP. Desafortunadamente, las regulaciones gubernamentales aún no incluyen el Control Electrónico de Estabilidad (ESC) y la protección de peatones, lo que significa que la región todavía está 20 años atrás de Europa. Es esa región ya se cuenta con ESC y protección de peatones y se está legislando para el Frenado de Emergencia Autónomo (AEB)”, finalizó.