Noviembre llega con nuevos aumentos: los combustibles, que forman parte de uno de los rubros que más aumentaron en este último tiempo, sufrirá un nuevo ajuste de precios en estos días.

Pese a una caída del consumo en septiembre de un 6,65% en relación al mismo mes del año pasado (según datos de la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos), Axion picará en punta aumentando su precio un 5% para la nafta súper, un 7% para el diésel, un 3,6% para la premium y un 4,1% para la diésel premium. En estos dos últimos el derrumbe de litros vendidos es aún mayor: un 27,5%.

Se espera que en los próximos días YPF, que conserva el 50% del mercado, se pliegue al aumento junto con Shell.

Pese a una tendencia a la baja del dólar y una caída de 10 dólares del barril de petróleo en el último mes, los aumentos de combustible llegarán hasta el 70% en lo que va del año: casi tres veces más en relación al aumento salarial promedio.