Luego de prorrogar la obligatoriedad del ESP en vehículos cero kilómetro (pese a tener un acuerdo para incorporarlo a partir de 2018) y no eliminar el impuestazo a los vehículos de lujo (tal como se había prometido), el Gobierno suspenderá el libre comercio con México que debía haber entrado en vigencia desde hoy. 

A partir de hoy 19 de marzo debería entrar en vigencia el acuerdo de libre comercio ACE 55, que establece el libre intercambio automotor entre Argentina y el país azteca con 0% de aranceles. Pero, tal como anunciamos hace algunas semanas (ver nota), esto no sucederá, extendiéndose el sistema de cupo de importaciones que mantiene actualmente con México y que venció en el día de ayer.


El libre comercio nunca llega

Lo cierto es que el acuerdo original fue firmado por Argentina y los países integrantes del Mercosur en el año 2002, momento en que se establecía un cupo de intercambio cada vez más permisivo hasta llegar al libre comercio en 2006. Pero nuestro país suspendió en varias oportunidades la implementación: en 2012 por tres años y en 2015 por cuatro.

Ahora se pospondrá una vez más, acción empujada por ADEFA acusando una disparidad en la competitividad de la industria argentina frente a la mexicana. Esta suspensión del acuerdo (por tercera vez) buscará relacionar el ACE 55 con el ACE 6, este último que une a “ambos países en varios de los rubros industriales, en especial el alimenticio, donde la Argentina buscará ganar mercado”, comenta hoy Diario BAE.

Libre-comercio

La Nissan Frontier es uno de los modelos que la Argentina dejó de importar de México, ya que se ensambla en Córdoba.

Por otro lado cabe destacar que ya no se importan tantos modelos mexicanos como antes. Un grupo importante pasó a ser brasileño (como el Ford Fiesta -ya en retirada-, los Nissan March, Versa y Kicks o el Honda Fit), otro cambió rotundamente de origen (como la Honda CR-V desde Estados Unidos, el Fiat 500 desde Polonia o la Nissan Frontier desde Córdoba) y uno más reducido fue discontinuado (como el Chevrolet Sonic). Dentro de los que siguen llegando desde dicho país se destacan los VW Golf y Vento, el Nissan Sentra, el Chevrolet Equinox, el Audi Q5 y el Kia Rio, entre otros.

A continuación, la nota completa publicada en el Diario BAE.


Firmarán acuerdo automotor con México hasta 2023, con mayor cupo de importación

© Francisco Martirena – Mientras ayer venció el convenio automotor con México, el Gobierno y la administración de Andrés Manuel López Obrador firmarán en los próximos días, en Buenos Aires, la prórroga del sistema de cupos hasta el 2023, con la aceptación de mayores importaciones a cambio de que no rija el libre comercio, como se había firmado.

La apertura de importaciones de vehículos desde ese país es la única solución, ya que la Argentina se había comprometido a que rigiera el libre comercio desde hoy. “El acuerdo con México es para prorrogar los cupos hasta 2023. Habrá un nuevo acuerdo que vinculará el ACE 6 y ACE 55”, detallaron las fuentes gubernamentales. El ACE 6 relaciona a ambos países en varios de los rubros industriales, en especial el alimenticio, donde la Argentina buscará ganar mercado.

En medio de la fuerte preocupación y el temor de automotrices y autopartistas locales, este mes se delineará el nuevo Acuerdo de Complementación Económica. El embajador argentino en México, Ezequiel Sabor, sostuvo que “la Argentina está dispuesta a ampliar el comercio automotor”, pero que también “se discutirá el ACE 6 que encierra al resto de los sectores industriales, para una mayor apertura”.

El propio Sabor también había señalado que “antes de que concluya marzo habrá una ronda en Buenos Aires para fijar un cronograma de las negociaciones y tener una relación más amplia”. Agregó que el Gobierno no tiene “miedo” a la ampliación del ACE 6, a pesar del desequilibrio comercial en favor del país de Norteamérica. Debido a que las terminales (nucleadas en ADEFA) y los autopartistas (AFAC) plantearon no aceptar el libre comercio, ya que las condiciones de competitividad son desfavorables, el Gobierno tuvo que pedir a México que no se cumpla el acuerdo por cuestiones de emergencia industrial y recesión económica.