La Isuzu D-Max volverá al mercado argentino antes de fin de año y la marca ya la exhibe en la muestra agrícola-ganadera Apronor. Mecánicas y configuraciones confirmadas.


La marca más emblemática de vehículos para trabajo volvió al mercado argentino el año pasado, lanzando en nuestro país su línea de camiones NPR. Con expectativas de ventas más que superadas, la marca nipona buscará tener más presencia lanzando su producto comercial más masivo: la pick-up Isuzu D-MAX.

Se trata de la segunda generación de la pick-up mediana que comparte desarrollo con la Chevrolet S10 y su prima norteamericana, la Chevrolet Colorado. Si bien es una segunda fase con el mismo nombre, la marca es históricamente reconocida por desarrollar utilitarios y SUV confiables que tuvieron presencia en nuestro mercado, con representantes como la Pick-Up (hermana de la Chevrolet LUV) y los SUV Amigo, Rodeo y Trooper.

Pero volviendo a estos días, la Isuzu D-MAX llegaría a nuestro mercado hacia fin de año. Si bien las versiones todavía no están confirmadas, sí desde la marca aseguran que podrían ofrecer por lo menos dos niveles de equipamiento, en combinación con caja manual o automática y tracción simple o integral. El motor elegido para su desembarco en la Argentina es el Turbo Diesel 3.0 Hi-Power con sistema variable geométrico VGS y una potencia de 177cv. Se espera que la tracción integral contemple una reductora.

En el exterior la D-MAX cuenta con una identidad propia, con un frontal mucho más agresivo que la Chevrolet S10 y capot y paragolpes específicos. La cabina de pasajeros y la caja de carga tienen alteraciones mínimas en relación a la pick-up producida en Brasil. La diferencia más grande aparece en el interior, que en la D-MAX se conserva tal como era en la S10 previo a su restyling (ver nota).

Para ir adelantando su desembarco desde Tailandia (donde se produce) y mientras se aguarda por su homologación debido a la necesaria implementación de la normativa anticontaminación Euro5, Isuzu ya la exhibe en la muestra agrícola-ganadera Apronor. Y es que el trato con su público fanático es tan fuerte, que al ver la marca en un stand específico la gente sin dudas pasa a consultar, producto de la gran satisfacción que tuvieron los dueños de estos vehículos hace más de 20 años.

Desde Isuzu Argentina están tan confiados con el éxito de la Isuzu D-MAX que también lo expresan en las redes sociales: “Los competidores ya arrancaron a tomar cócteles de Rivotril y Alplax”, comentaron.


Galería