Luego de mucho tiempo de coqueteo en relación al desarrollo de una pick-up, FCA finalmente tiene lista esta variante del Wrangler. Se llamará Jeep Gladiator y sus primeros datos fueron filtrados en internet en estos días.

En un momento se especuló con la posibilidad de que la opción “de trabajo” del vehículo offroad más conocido del mundo se llame Scrambler, pero esto quedó descartado al filtrarse el comunicado oficial de la marca (que será divulgado en los próximos días) donde se informa que se rescató el nombre Gladiator de antaño. Todos los datos fueron difundidos por Jeep Gladiator Forum.

Para nosotros esto es un revival emocional importante: el Gladiator fue producido en Argentina por Industrias Kaiser entre los años 1963 y 1967, en la misma planta que ahora pertenece a Renault Argentina y desde donde salen las nuevas pick-ups Nissan Frontier (ver lanzamiento), Renault Alaskan (ver nota) y Mercedes-Benz Clase X (ver nota).

Wrangler Pick-up

El nuevo Jeep Gladiator tiene muchas más reminiscencias al Jeep Wrangler de lo que el Gladiator original tenía en relación al Jeep IKA que también salía de Córdoba. Técnicamente, este Gladiator se trata de un Wrangler “con caja”, convirtiéndolo en uno de los vehículos con mayor poder offroad y de trabajo del mundo.

Jeep Gladiator: la pick-up del Wrangler se filtra antes de su debut 2

Las modificaciones en relación al Jeep Wrangler se observan únicamente en el sector trasero.

Utilizando como base a la nueva generación del Wrangler (ver nota), mantiene su diseño inconfundible, con un parabrisas muy poco amigo de la aerodinámica, ópticas circulares, grandes pasarruedas y unas métricas offroad que realmente impresionan. También contará con un interesante aire de modernidad al sumarle iluminación LED, detalles cromados y nuevos guiños a su historia: el parabrisas tendrá la posibilidad de ser plegado (con apenas cuatro tornillos) y se incluyen diferentes tipos de techos como el clásico de lona.

Mecánica del Jeep Gladiator

La columna vertebral del Gladiator sigue siendo el chasis de largueros fabricado en acero, con ejes rígidos tanto delantero como trasero. Así y todo se consiguió mejorar la rigidez de todo el conjunto para aumentar el confort de la suspensión sin alterar las cualidades offroad. Es por eso que todo es más ligero: el capot, los guardabarros, las puertas, las bisagras y el marco de parabrisas están fabricados totalmente en aluminio, así como el portón trasero donde también se empleó magnesio.

En tamaño la modificación sustancial llega en el sector trasero, con una mayor distancia entre ejes y una extensa caja de carga. Esta no estará muy acompañada por la capacidad de carga: mientras en las pick-ups medianas es de -promedio- unos 1.000 kilos, en el Gladiator estará limitada a unos 725 kilos producto de un esquema de suspensión trasero convencional, sin elásticos. La capacidad de arrastre será de casi 3.500 kilos.

Jeep Gladiator: la pick-up del Wrangler se filtra antes de su debut 3

Mayor distancia entre ejes y una extensa caja de carga. Pero sólo cargará hasta 725 kilos.

En una primera etapa el Jeep Gladiator contará con el motor naftero 3.6 V6 Pentastar con sistema Start&Stop que entrega 289cv de potencia, asociado a una caja automática de 8 marchas o manual de 6. Sumará hacia 2020 una opción diesel V6 de 3 litros y 264cv que sólo estará reservado a una caja automática de 6 marchas.

La capacidad offroad llegará de la mano de los sistemas Command-Trac y Rock-Trac 4×4, hermanados a la tercera generación de ejes Dana ’44, diferencial de deslizamiento limitado, la posibilidad de la desconexión electrónica de la barra estabilizadora y unos sorprendentes neumáticos de hasta 33″.

¿Lo tendremos?

La develación oficial será el próximo 30 de noviembre en el Salón Internacional del Automóvil de Los Ángeles. ¿Llegará a nuestro mercado? Esperemos que sí.


Galería