Latin NCAP pasó por su crash test a la pick-up más revolucionaria de los últimos tiempos: la Fiat Toro. Consiguió cuatro estrellas en protección de ocupantes, tanto para adultos como para niños.

El organismo que se encarga de evaluar la seguridad de los vehículos comercializados en la región continúa difundiendo las evaluaciones de este año. Esta vez el turno fue para la Fiat Toro, la pick-up de segmento B que se presentó en Brasil hace dos años y se vende en la Argentina (ver nota).

Así la Fiat Toro logró cuatro estrellas en protección de ocupantes adultos y cuatro estrellas en protección de ocupantes infantiles. Según Latin NCAP, en las pruebas de impacto frontal y lateral ofreció buena protección para las cabezas de los adultos, protección adecuada y marginal para pechos de adultos en impacto frontal y lateral respectivamente con el equipamiento más básico de seguridad de dos bolsas de aire frontales y ESP (tal como se vende en nuestro país).

“La Toro ofrece anclajes ISOFIX como equipamiento estándar que, sumado a la protección ofrecida durante las pruebas de choque frontal y lateral para los dos ocupantes niños sumado al máximo puntaje en instalación de Sistemas de Retención Infantil (SRI), hicieron que el modelo lograra cuatro estrellas en la Protección de Ocupante Infantil. El modelo incluye también, como equipamiento estándar, un sistema de desconexión de bolsas de aire en caso de que sea necesario instalar un SRI orientado hacia atrás en el asiento delantero”, comentaron desde el organismo.

 

“Latin NCAP demostró que la evaluación y la publicación de sus resultados son las herramientas más poderosas y eficientes para mejorar la seguridad de los vehículos en el mercado de América Latina y el Caribe antes y más allá de cualquier regulación gubernamental regional”, comentó Alejandro Furas, Secretario General. “Latin NCAP pide a todos los gobiernos de América Latina que adopten urgentemente los estándares de pruebas de impacto frontal y lateral de las Naciones Unidas, ESC y protección de peatones, y que mientras tanto hagan que las pruebas de Latin NCAP sean obligatorias para todos los automóviles en el mercado. Al hacer esto, todos los consumidores tendrán información clara sobre la seguridad ofrecida por el modelo que planean comprar”.