Uno de los elementos de seguridad que más elogiamos es el ESP, conocido también como Control de Estabilidad. Se trata de un dispositivo importantísimo a la hora de resguardar la seguridad de los ocupantes, ya que se encarga de evitar un posible choque producto de un derrape lateral. Trabaja en sintonía con el ABS y el control de tracción y es un ítem obligatorio en mercados europeos desde el año 2014.

En nuestro país el ESP obligatorio iba a entrar en vigencia este año, conforme al acuerdo que había firmado el Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner junto a ADEFA, la asociación que nuclea a los principales fabricantes de vehículos de la Argentina. Era un acuerdo, o sea, ambos acordaron que entre en vigencia este año para los nuevos vehículos comercializados.

Pero, lo que parecía ser la medida del siglo, se esfumó producto del lobby interno que ADEFA comenzó a generar. Así, el ESP obligatorio desde el 2018 pasó a la historia, aludiendo como excusa una mayor integración con Brasil, que incluirá este ítem de seguridad como obligatorio recién en el año 2020 (ver nota).

Al mismo tiempo, las terminales comenzar a utilizar este dispositivo en sus modelos más accesibles como un “detalle” de seguridad destacable, frente a la competencia que no lo ofrece. Es así como el Toyota Etios picó en punta homogeneizando su oferta del ESP (ver nota) para luego seguirlo el reestilizado Ford Ka (ver nota).

Ahora, y a contramano de todo lo que sucede en el mercado, Volkswagen decidió dejar de ofrecer este importantísimo equipamiento de seguridad en al menos dos de las tres versiones manuales del Virtus (ver lanzamiento), la variante sedán del Polo (ver lanzamiento). Esto representa la ausencia del ESP en al menos el 25% de las versiones totales del sedán y en por lo menos en el 66% de las opciones manuales.

De esta manera serán la totalidad de las versiones automáticas y únicamente la Highline manual tope de gama, las que cuenten con el control de estabilidad.


ESP Off: el VW Virtus dejará de ofrecerlo en las versiones manuales más accesibles 2

Las versiones Trendline y Comfortline manuales contaban con ESP de serie, tal como se mostró en el lanzamiento. A partir del MY2019 lo dejarán de ofrecer.

ESP Off: el VW Virtus dejará de ofrecerlo en las versiones manuales más accesibles 3

Se espera que, con estos cambios, la marca logre una reducción de precio en las versiones.