La Diputada Nacional por el Movimiento Libres del Sur justificó el no uso del cinturón de seguridad por estar viajando en un taxi. Fuerte repudio en las redes sociales.

La seguridad vial es una de las premisas si hablamos de transporte. Si nos quejamos de que el Gobierno haya postergado la implementación obligatoria del ESP de serie (ver nota), también debemos ser conscientes de que poca gente sabe bien para qué sirve y otra tanta no sabe ni que existe.

Un ejemplo de ello aparece en el circular diario del argentino: las velocidades máximas existen únicamente en Capital Federal, los sobrepasos se realizan por cualquiera de los dos lados y si existe el cordón… se puede estacionar.

Lo mismo sucede con el cinturón de seguridad, ese pedazo de tela muy resistente que nos aferra a la butaca en caso de una colisión y nos evita el mal trago de tener que masticar vidrio o que alguien le avise a nuestra familia que no vamos a volver nunca más a casa.

La ley nacional de tránsito es clara: el uso del cinturón de seguridad es obligatorio en toda la república argentina y en un vehículo pueden viajar tantas personas como cinturones disponibles.

Lo curioso es que, una de las personas responsables de tratar las leyes en nuestro país, cree que por viajar en taxi los accidentes no suceden, y por eso no es necesario la utilización del cinturón de seguridad. Ni para ella, ni para su hija.

Así se justificó Victoria Donda, Diputada Nacional por el Movimiento Libres del Sur, después de subir a Twitter una foto junto a su hija en el asiento trasero de un auto.

“Es un taxi”, respondió a los que la criticaron abiertamente en la red social del pajarito.