Vacaciones

Ese hermoso momento que le llega al laburante pero que, para todos los que nos dedicamos a trabajar por nuestra cuenta, a veces se pospone más de lo deseado. Tanto que se retrasa en sintonía con los kilómetros recorridos por las unidades de prueba. Es por eso que normalmente, las vacaciones a las que estoy acostumbrado son de apenas unos cuatro días, en su mayoría sincronizados con las acciones de verano de las marcas (¡Ja! Iluso que creías que eran vacaciones…).

Pero este año fue diferente. Diferente en muchas cosas.

Por un lado, las acciones de verano de las automotrices en Argentina fueron coordinadas en conjunto. Desde hace años, la presencia de las marcas en la costa atlántica es difundida por cada marca en específico, armando grupos de periodistas que viajan hacia cada destino en exclusiva para la marca que realiza la acción (en su mayoría, en Cariló o Pinamar). La diferencia para este 2019 radicó en que ya no se organizó en particular, sino que todas las automotrices se reservaron un día para mostrarle a la prensa qué es lo que hace en este verano, armando un pool de periodistas en continuado durante una semana. Lamentablemente no fuimos incluidos en ese pool, por lo que nos quedó liberada una semana del verano.

Por otro lado, hacia inicios del 2018 salió la posibilidad de poder viajar dos semanas a Estados Unidos. Viendo las diferentes opciones, terminamos eligiendo un recorrido clásico: una semana en Miami y un crucero de cuatro días por Bahamas.

Reservamos y comenzamos a organizar todo. Le hicimos frente a la devaluación y confirmamos el viaje, tomando en cuenta que ya lo que habíamos calculado no salía lo mismo: ahora costaba el doble.

Bendito mail

El año fue transcurriendo sin grandes novedades en cuanto a este tema. Sabíamos que el viaje era a mediados de diciembre, por lo que había que esperar nomás. “Che, ¿allá no vas a probar nada?”, me comentaban colegas del mundillo automotriz.

Y es que es una práctica habitual que, aprovechando un viaje al exterior, los periodistas de autos coordinen con las filiales locales la posibilidad de contar con una unidad que rara vez pueda llegar a probar en Argentina, en el exterior. “No, la verdad es que no coordiné nada”, respondía casi tímido. En realidad, no tuve tiempo de ponerme a llamar a las automotrices para ver qué se podía armar y, por una única vez en mi vida, quería tener vacaciones de verdad y no seguir enchufado con el laburo.

¡Já! Iluso…

Corría agosto y la fecha de viaje se acercaba. Yo seguía con la dinámica clásica del sitio: noticias, viajes, pruebas, etc. Con las acciones que Nordenwagen, el importador de Porsche en Argentina, estaba realizando en el país, surgió la posibilidad de poder tener un par de días una Porsche Macan 2.0. Es la opción más accesible del SUV de la casa de Stuttgart y la prueba fue publicada en ese mismo mes (ver nota).

Luego de publicar la nota, nos llega un sorpresivo mail desde Estados Unidos. Justamente desde Miami, Carlos (el encargado de crear y monitorear todas las acciones de prensa y comunicación de Porsche Latinoamérica) felicitó al sitio por la nota publicada y me invitó a consultarle por cualquier tema en el que me pudiese ayudar.

Las fichas estaban cayendo solas: ya estaba confirmado el viaje, tenía el contacto de Porsche en Miami y su predisposición para ayudarme en este viaje. Lo único que había que hacer era coordinar.

Y así fue. Logramos llegar a un acuerdo para poder tener movilidad durante todo nuestro viaje en el exterior. Un crack.

Pero, el chip argentino no dudó en aparecer. ¿Estará el auto? ¿Y si lo chocan el día anterior? Llego un domingo, seguro no me lo va a entregar… ¿Cómo corno se pagan los peajes?


El chip argento

Resulta casi imposible desactivarlo. Si bien nos quejamos constantemente de la realidad cíclica de Argentina, esto nos da una ventaja frente al resto del mundo: tenemos la versatilidad de vislumbrar todos los malos escenarios posibles y premeditar todas las alternativas ante la crisis inmediata. El que se quema con leche, dicen…

Éramos seis personas las que integrábamos el viaje. Pero mientras cuatro se reservaron un auto de alquiler para retirar en el aeropuerto de Miami, dos nos quedamos con la idea de que allí iba a estar la unidad confirmada: un flamante Porsche Panamera Turbo, en carrocería Sport Turismo. Uno de los autos más deportivamente elegantes que Porsche ha desarrollado a lo largo de su historia.

Ahí se activaba nuevamente el chip. “Llegamos un domingo, seguro que el auto no va a estar ahí. Yo un domingo no laburaría, no entiendo por qué Carlos sí lo haría. Ni en pedo va a estar. Me lo va a patear para el lunes, seguro”, rezaba constantemente mi cerebro. “Bueno, me tomo un Uber hasta el hotel y al día siguiente vuelvo a las oficinas de Porsche y lo retiro, ya está”, me conformaba.

Tenía que planificar cómo moverme por Miami si es que el auto no estaba disponible, tomando en cuenta que pararíamos una semana en Weston, una localidad en el extremo noroeste de Miami que estaba a media hora del centro y a 40 minutos de la playa. No era nada accesible y, como en casi todo Estados Unidos, el transporte público no era una opción ya que es casi inexistente.

¿Por qué? Acceder a un auto de tu propiedad es muy simple. Supongamos que uno decide mudarse a Estados Unidos y llega con la plata justa. Justa para poder vivir unos meses y alquilar algo bien modesto. Bueno, en el peor de los escenarios, un vehículo usado de unos 15 o 20 años podría llegar a costarte unos 300 dólares. Si está un poco dejado, hasta podés llegar a conseguir opciones de 100 dólares. Estamos hablando de, al cambio de hoy, unos 3.800 pesos argentinos para un vehículo… estilo… Chevrolet Corsa 1999. ¿Entendés por qué casi no hay transporte público?

Y lo mismo se podría trasladar al transporte privado. Un Uber desde el aeropuerto de Miami hasta Weston me salía casi 60 dólares (unos 2.280 pesos argentinos, ¡carísimo!). Exactamente el mismo valor por el que podría alquilar un Mitsubishi Mirage o un Hyundai Accent por tres días.

Sí, sí. Leíste bien. Tener un auto a mi disposición por tres días me costaba lo mismo que viajar media hora en el auto de otro. ¿Se entiende la imperiosa necesidad del yankee de tener un auto? Es por todo esto que la movilidad en Estados Unidos ES el auto y las autopistas o rutas son el escenario clásico de la mayoría de las ciudades.

Con toda esta data la solución era simple: no llega a estar el Porsche en el aeropuerto al momento de aterrizar y alquilamos un auto ahí mismo.

Pero no, para desactivar mi chip argentino ahí estaba Carlos con su hijo, sacrificando su domingo para que un periodista argentino hinchapelotas tenga movilidad por Estados Unidos durante su estadía. Ahí estaba el Panamera, impoluto, con tanque lleno, con el SunPass de peajes libres, a la espera de que me lo lleve. El chip, a esta altura, ya estaba quemado.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 2

Llegamos y así nos recibieron. Mejor, imposible.


Premium y deportivo como pocos, exclusivo como muchos.

Salimos del aeropuerto y, como es habitual en Miami, tomamos una autopista que no era. Fede, ya arrancaste mal. Pero bueno, estás arriba de un Panamera Turbo. Callate.

Tomamos la Florida State Road 112, para luego retomar por la NW 36th Street hasta parar en el Starbucks más cercano al aeropuerto. Ahí nos íbamos a encontrar con los otros cuatro que quedaron colgados a la búsqueda del auto de alquiler: un Chevrolet Impala.

 

Seguramente, a esta altura te estarás preguntando por qué titulé que es “exclusivo como muchos” siendo un Panamera. Bueno, lamento informarte que no es novedad en Estados Unidos. Si bien está en un escalafón de precios donde pocos norteamericanos pueden acceder, es mucho más habitual de lo que podríamos encontrar en Argentina. Nos hemos cruzado con otros Panamera, está invadido de Lexus, las Ferrari son moneda corriente y los Mustang y Dodge Charger/Challenger decoran la vida cotidiana de los habitantes. En múltiples oportunidades el Panamera Turbo “quedó chiquito” al lado de los extravagantes sonidos que emiten los caños de escape de ciertos autos, como el de un Lamborghini Gallardo Spyder Performante. 

Y es que el Panamera tampoco busca competir con esos autos. Es el único Porsche no SUV que cuenta con cuatro puertas y, si bien sus prestaciones para esta versión Turbo son casi demenciales, la puesta a punto va directo hacia buscar el confort de marcha. Y con esta carrocería Sport Turismo (con más capacidad de baúl) podríamos decir que es una de las rurales más picantes del mundo.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 3

Cuenta con un motor frontal 4.0 V8 biturbo de 550cv, asociado a una caja automática PDK de 8 marchas y tracción integral permanente. Con el pack Sport Chrono instalado (nuestra unidad lo tenía), logra hacer el 0 a 100km/h en apenas 3,4 segundos y llega a una velocidad máxima de 300km/h. Ahí queda más claro eso de rural picante, ¿no?

Obviamente que en Estados Unidos no encontrás ningún espacio abierto donde puedas comprobar las prestaciones, pero siempre un semáforo es lugar suficiente para comprobar la fuerza que tiene este motor. Lo bueno del Panamera Turbo es que se comporta como un deportivo, se lo siente como a un deportivo pero no se lo sufre como un deportivo. Incómodos, duros, ruidosos, poco ergonómicos y hasta pesados de conducir. Todos esos adjetivos pueden ser atribuidos a cualquier deportivo que pase los 300cv de potencia. En este Panamera no encaja ninguno.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 4

Incómodo y duro no es. ¡Hola! Es el Porsche no SUV más versátil ya que tiene cuatro puertas y encima un enorme portón trasero para alojar lo que quieras en el amplísimo baúl de casi 520 litros de capacidad, extensibles hasta los 1.340 con los asientos traseros rebatidos. A eso encima le tenés que sumar la suspensión neumática adaptable y el sistema de puertas Soft Close. Se trata de un opcional que consiste en un sistema que termina la operativa de cerrar las puertas con sólo arrimarlas. Esto evita los posibles portazos y queda extremadamente cool. ¡La puerta se cierra sola!

Ruidoso puede ser, pero sólo si vos querés. Con el pack Sport Chrono viene una perilla dentro del aro del volante que permite comandar el modo de respuesta del Panamera Turbo. Puede ser seteado en Normal, Sport, Sport+ o Individual, este último con parámetros configurados previamente por el conductor. Dentro de esos parámetros se establece la respuesta del motor, la rapidez del pase de marchas de la caja PDK, la altura de la suspensión neumática, el sonido del caño de escape, la intensidad del climatizador (para entregar más potencia), la dureza de la dirección y múltiples directrices adicionales que ya a esta altura exceden mi capacidad de reconocerlas. ¡Dale! Estoy haciendo mi máximo esfuerzo por contarte todo lo que sentí arriba de este tanque alemán y puede que se me pasen algunas cosas. Acordate que supuestamente estaba de vacaciones. La emoción me gana.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 5

No conformes con esa capacidad de que el auto pueda hacer exactamente lo que vos pensás que puede llegar a hacer, los muchachos de Porsche le sumaron un botón adicional en el centro de la perilla. No es más que otro botón llamado Sport Response, que funciona de manera temporal: durante los próximos 20 segundos, tanto el motor como la caja van a entregar las máximas prestaciones para lograr la mejor aceleración posible. Algo así como el overboost de la Amarok V6 (ver nota), pero on-demand.

Lo cierto es que, si bien tuve esta unidad apenas por cuatro días, la exprimí al máximo haciéndola circular por más de 1.000 kilómetros. Aprovechamos y nos fuimos a Orlando, la ciudad que alberga a los mejores parques de diversiones del mundo y se ubica a 350 kilómetros de Miami. La cita la teníamos en Universal Studios, el parque de la reconocida productora de cine que compite frente a Walt Disney World, también ubicado en Orlando.

En Universal las atracciones son más emocionantes que las de Disney. Está dividido en dos parques (Universal Studios y Island of Adventures), están apuntadas a un público más juvenil (el de Disney es más infantil) y la realidad virtual y simuladores son los reyes del predio. Todos los galardones se los lleva la atracción de Harry Potter, donde la productora armó casi a la perfección el Diagon Alley, con sus clásicos locales y hasta con la posibilidad de poder adquirir una varita mágica y realizar trucos de magia por toda la atracción. Podés cenar en Leaky Cauldron, observar cómo una varita elige al hechicero en la tienda de Ollivanders e ingresar a Gringotts Bank. También podés cambiar de parque (con costo extra) subiendo al Expreso de Hogwarts, el cual se aborda en la reconocida plataforma 9 y 3/4 y te lleva hasta Hogsmeade, donde bien cerca se ubica el Castillo de Hogwarts. Una experiencia única que resulta casi imperdible para cualquier chico que haya visto la saga.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 6

En Universal se estrenó una atracción destinada a Rápido y Furioso. Charlé un rato con Vin Diesel, pidiéndole que mejore el juego porque me pareció medio pelo (cuac).

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 7

También hay una atracción de Jurassic Park, con la clásica Ford Explorer que te recibe en la puerta.

En mi caso, el parque de diversiones ya venía adentro del Panamera Turbo. Asientos ventilados, cuero Chalk, techo solar panorámico, asientos eléctricos delanteros ¡y traseros!, pantalla multimedia de 12″ con sistema de audio Bose, volante calefaccionado y hasta el exclusivo reloj del Sport Chrono en el sector superior del tablero. Todo eso no me conformaba luego de una gran decepción: ¿dónde está mi Android Auto?, gritaba cual Angelita Pardo en Esperando La Carroza.

Si bien el recontracompleto equipo multimedia del Panamera Turbo cuenta con navegador, conexión 4G y permite monitorear múltiples parámetros del auto, sólo tiene compatibilidad con Apple CarPlay. ¿Y ahora qué hago con el OnePlus 6T que me acabo de comprar? Bueno, mandale audio bluetooth.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 8

El ciclotímico clima de la península de Florida hace que en media hora el clima cambie rotundamente.

Fiel a la metodología de comercialización de Porsche alrededor del mundo, cada vehículo es casi único debido a sus diversos opcionales. En el caso de este Porsche Panamera Turbo Sport Turismo, se le incorporaron múltiples cosas que aumentaron su precio en más de 20.000 dólares. Entre ellos se destacan el cuero interior Chalk, el volante calefaccionado que mencionamos antes, los asientos con ¡18 regulaciones! y memoria, las exclusivas llantas de 21″ en color Jet Black Metallic, el pack interior de fibra de carbono, el logo Porsche en negro (sí, también es opcional), el pack Sport Chrono, los faros delanteros LED-Matrix con el Porsche Dynamic Light System (llegan a iluminar a dos kilómetros de distancia), los asientos calefaccionados, el sistema Soft Close de las puertas y el asistente de cambio de carril.

Todo esto eleva el precio de este auto a 177.590 dólares. ¿Te imaginás a qué precio podría llegar a nuestro país? Son muchos billetes, uno arriba del otro, pero la experiencia de manejo que te da es casi única.


Sublime

Con todos los parámetros configurados para que el Panamera Turbo explote en la ruta, el auto logra dar sensaciones al volante que ningún otro auto hasta ahora logró. No es esa experiencia de manejo bruta que hace que estés al límite de volcar constantemente, que hace que te corra adrenalina por todos lados apenas presionas el acelerador. Eso realmente no se siente.

Lo que logra este Panamera Turbo es entregar esa deportividad típica de un Porsche, pero filtrar toda la agresividad para que no sea casi registrada por el conductor. No te das cuenta y en poco más de 3 segundos ya trepaste hasta los 100km/h. Así es como llegás a los 200km/h, en apenas pocos segundos. No hay viento, tampoco se sienten las uniones del asfalto. La suspensión neumática hace que prácticamente flote. Es sin dudas un autazo al que lo único que se le puede exigir es más conectividad para un público que -claramente- no lo puede comprar.

Pero… ¿dónde quedó el Miami Lifestyle? El clásico descapotable, de sonido ronco, con los pelos al viento y la deportividad rabiosa e incómoda que lo describe casi a la perfección…

¿Recordás que dije que estuve dos semanas en Miami y que el Panamera lo tuve sólo cuatro días? Adiviná qué me esperaba al regreso de Orlando.

La semana que viene, más data.


Highlights

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 9

Finalmente estaba. En Miami nos esperaba un Porsche Panamera Turbo Sport Turismo.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 10

La carrocería “rural” de este exclusivo fastback de segmento E, en versión Turbo con 550cv de potencia.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 11

Dale, no me digas que no es uno de los Porsche más lindos de la historia.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 12

Las llantas de 21″ son opcionales. Frenos a disco cerámicos.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 13

La suspensión neumática permite que la altura varíe en relación a nuestro modo de conducción.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 14

En el interior pondera la pantalla multimedia de 12″. Las terminaciones y materiales son de otro mundo.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 15

La clásica consola central de Porsche. Los botones son táctiles pero también tiene algunos que se accionan con una leve presión del dedo.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 16

Los detalles en fibra de carbono, el tapizado de cuero en color Chalk (tiza) y el volante calefaccionado también son opcionales.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 17

Ahí adentro está el botón que activa la calefacción del volante.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 18

El instrumental parece analógico, pero lo único que es con aguja es el tacómetro central. Los laterales son ficticios: se representan en dos pantallas.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 19

Esto que está acá es la salida de climatización. Su apertura es eléctrica.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 20

Inmensa pantalla multimedia con un sinfín de funcionalidades. Le falta Android Auto.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 21

Desde arriba se comanda el tremendo techo panorámico, que está dividido en dos partes.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 22

Ambas partes se pueden abrir. Un lujo.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 23

Las butacas son eléctricas y tienen 18 regulaciones diferentes. Andá a encontrar la posición ideal…

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 24

Las plazas traseras también son eléctricas y hasta parecen más cómodas que las delanteras.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 25

Posavasos, doble conexión USB, apertura individual del sector trasero del techo panorámico, portaobjetos, butacas calefaccionadas y salidas individuales del climatizador. Confirmado: son más cómodas que las delanteras.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 26

No hay baúl: en este caso, el Panamera tiene el motor adelante.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 27

El baúl está atrás y tiene más de 500 litros de capacidad.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 28

Tanto la apertura como el cierre se pueden accionar por botón o desde la llave.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 29

Así es el sistema de la suspensión neumática. Absorbe todas las irregularidades del asfalto.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 30

El pack Sport Chrono incluye el modo Individual para poder personalizar el seteo de cada parámetro del auto.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 31

El motor 4.0 V8 de 550cv es bestial.

 

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 32

Pero así como es exclusivo, pasa desapercibido en Miami.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 33

Incluso en Winwood, el barrio de artistas, el Panamera es uno más.

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 34

¿No te digo?

Contacto en Miami: Porsche Panamera Turbo Sport Turismo 35


Galería Porsche Panamera Turbo Sport Turismo