La Dirección Nacional del Registro de la Propiedad del Automotor dispuso una serie de trámites -que entrarán en vigencia el 8 de octubre de 2018- para que los adquirentes de autos y motos que tengan en su poder el vehículo pero no cuenten con un formulario 08 firmado para inscribir la transferencia a su nombre, puedan regularizar su situación y circular en la vía pública mientras dure ese proceso.

Esto responde a la necesidad de darle un marco legal a los miles de vehículos que circulan en Argentina sin la transferencia correspondiente. Muchas ventas de unidades usadas se realizan sin que las partes de reúnan a transferir en el registro, sino que simplemente la parte vendedora emite una denuncia de venta para “desligarse” del automotor. Esa denuncia tiene 30 días de gracia para que el comprador inscriba el auto nuevamente, emitiendo un pedido de captura de la unidad luego de cumplirse la fecha límite.

Ahora, ese espacio en blanco será ocupado por la Cédula de Poseedor que podrá iniciarse digitalmente para luego concurrir al registro de radicación (siempre que el usuario tenga firma digital). En caso de que anteriormente el vehículo tuviera una denuncia de venta, se procede a transferir el vehículo. Si no hubiere denuncia de venta previa, se hace pública la posesión, se otorga la cédula para circular y se emite una certificación para poder regularizar la situación judicialmente.

¿Qué requisitos habrá que reunir para solicitar su expedición?

  1. Título y Cédula, o denuncia de su extravío.
  2. Constancia de no registrar deudas del impuesto a la radicación de los automotores (patentes).
  3. Verificación policial.
  4. Declaración jurada donde se detallen las circunstancias en que adquirió el automotor, consignando nombre y demás datos que tuviere de quien le otorgó la posesión y fecha de tradición. Además debe hacerse una manifestación de que se asumen las responsabilidades inherentes al dueño del automotor, por los daños y gastos que se pudieren haber causado con aquél desde la fecha de la tradición o que se causaren en el futuro, mientras continúe su posesión.
  5. Todo otro elemento que acredite la adquisición, si lo tuviere (por ejemplo contrato de compraventa).
  6. Un formulario 08 digital, donde firmará la parte compradora.

Esta Cédula de Poseedor tendrá una vigencia de un año, la que sólo podrá ser utilizada por esa persona. Podrá ser renovada a solicitud del poseedor, pero deberá repetirse una verificación policial.

Al finalizar el trámite se enviará por correo electrónico una Constancia Electrónica de Posesión (CEP). La misma es una certificación que da fecha cierta a la posesión y permitirá contar con una prueba central para un posible juicio de usurpación. Finalmente, se enviará una carta documento a fin de notificar al titular registral del trámite inscripto. Por ese medio, lo citará para que firme el formulario 08 o para que se oponga.