Luego de siete años de vigencia, la primera generación del Q3 llegó a su fin. En su reemplazo ya se presentó la segunda, que se destaca por estrenar plataforma y mucho equipamiento tecnológico y digital.

Estéticamente toma rasgos del Q8, el SUV más lujoso de la marca de los cuatro anillos que se desarrolló para posicionarse en el tope de gama de Audi. Así el family feeling estrenado por el mismo se ve en el frontal del Audi Q3 2019, con un diseño de ópticas más agresivo que en la generación previa (con Matrix LED), una parrilla con un concepto más cubista y grandes tomas de aire con detalles grafico en el sector bajo del paragolpes.

A este concepto se le suman unos preponderantes guardabarros (que raramente están tan marcados en un SUV) y un difusor trasero bien agresivo, presente junto con el paquete deportivo S-Line. Esto tiene una razón de ser: el cliente que busca un Audi con estética deportiva pero necesita un vehículo más apuntado hacia la familia verá en el Audi Q3 2019 una opción casi a medida.

El nuevo Audi Q3 fue desarrollado sobre la ya famosa plataforma MQB (la generación anterior usaba la PQ35) y cuenta con un largo de 4,48 metros (9,7 centímetros más que antes), un ancho de 1,85 metros (1,8 centímetros más), un alto de 1,58 metros (5 milímetros más bajo) y una distancia entre ejes extendida hasta los 2,68 metros (+7,7cms). La modularidad del habitáculo está muy bien pensada, ya que los asientos traseros (rebatibles 40:20:40) se pueden desplazar longitudinalmente en 15cms y cuentan con inclinación de respaldo ajustable. El baúl, que llega hasta los 675 litros de capacidad, cuenta con tres niveles de suelo diferentes y la apertura del portón trasero puede realizarse a distancia y de manera eléctrica.

En el interior el cambio sigue la corriente estrenada por el A1 (ver nota): la marca comenzó a despedirse de la tediosa perilla giratoria del sistema MMI para pasar a integrar una pantalla multimedia táctil que en las versiones más equipadas podrá ser de hasta 10,1 pulgadas.

A ella también se integrará el ya conocido Audi Virtual Cockpit, el instrumental completamente digital que se incluirá de serie para toda la gama y contará con dos opciones de tamaño: 10,25 o 12,3 pulgadas. Los comandos del sistema de climatización bizona y los botones de asistencia y Drive Select seguirán siendo físicos.

Además de las -algo tardías- evoluciones táctiles, el nuevo SUV ofrecerá un nuevo y mejorado asistente de conducción adaptativo, que combinará el control de velocidad crucero adaptativo, el asistente de mantenimiento de carril y el monitor de atascos para permitir la semi-automatización de la conducción, ya sea en cuanto al control longitudinal del vehículo como al control lateral. Con ellos brillará también la asistencia al estacionamiento, la cámara de 360°, el detector de peatones y el sistema autónomo de frenado de emergencia.

En cuanto a las mecánicas, Audi no habló de novedades específicas. Sí remarcó que habrá cuatro opciones propulsoras (tres nafteras y una diesel) entre potencias de 150 y 230cv. Seguramente para nuestro mercado sean elegidas esas dos combinaciones, que son las mismas que se ofrecían en la generación anterior: 1.4 TFSI de 150cv y 2.0 TFSI (antes 211cv, ahora 230cv).

El nuevo Audi Q3 2019 está confirmado para nuestro mercado, pero todavía no con fecha asegurada. En Europa se lanzará en noviembre, por lo que esperamos que llegue a la Argentina hacia mediados de año.


Galería